Estado Islámico reivindica atentado con 63 muertos en salón de bodas de Kabul

El grupo yihadista Estado Islámico (EI) ha reivindicado este domingo la autoría del atentado suicida que causó 63 muertos y 182 heridos en un salón de bodas de Kabul, una acción de la que los talibanes ya se habían desvinculado.

En un comunicado difundido en la red social Telegram y cuya veracidad no ha podido ser comprobada independientemente, el EI explica que primero se inmoló un atacante suicida, identificado como Abu Asem al Pakistani, y posteriormente explotó un coche bomba.

«Cuando las fuerzas de seguridad llegaron al lugar los muyahidines hicieron detonar un coche bomba aparcado, lo que causó 400 muertos y heridos entre los renegados y los miembros apóstatas de las tropas afganas», afirmó el grupo.

«Sesenta y tres personas murieron y otras 182 fueron heridas, incluyendo mujeres y niños, en el ataque suicida de la pasada noche en Kabul», dijo a Efe el portavoz de la Policía capitalina, Ferdawas Faramarz.

La responsabilidad del atentado no ha sido reivindicada por ningún grupo, y los talibanes recurrieron a las redes sociales para desvincularse del ataque.

«El Emirato Islámico (como se autodenominan los talibanes) condena firmemente la explosión dirigida contra civiles en un hotel de la ciudad de Kabul. Este tipo de actos deliberadamente barbáricos contra civiles, incluyendo mujeres y niños, están prohibidos y son injustificables», dijo el portavoz de la formación insurgente, Zabihullah Mujahid.

El suceso ocurrió hacia las 22.40 del sábado (18.10 GMT) cuando un atacante suicida hizo detonar los explosivos que portaba en una sala de bodas en la que se congregaban decenas de personas.

La cadena de televisión afgana Tolo mostró hoy imágenes de los entierros de algunas de las víctimas, incluyendo uno en el que fueron enterrados seis menores de una misma familia, mientras que la sala de bodas amaneció con los techos y paredes destrozados por la violencia de la explosión.

La acción ha suscitado una oleada de indignación entre la población afgana.

El jefe del Gobierno, Abdullah Abdullah, calificó el «odioso e inhumano» ataque de crimen contra la humanidad al tiempo que presentó sus condolencias a las familias de las víctimas.

El miércoles de la semana pasada, al menos 14 personas murieron y otras 145 resultaron heridas un ataque talibán con un vehículo cargado con una gran cantidad de explosivos contra una comisaría también en Kabul.

El ataque de ayer tuvo lugar mientras se espera que los talibanes y Estados Unidos alcancen un acuerdo de paz.

La formación insurgente afirmó el pasado martes que la elaboración del acuerdo con Estados Unidos para buscar una salida a casi dos décadas de conflicto en Afganistán «ha terminado», aunque anotaron que aún se deberán reunir tras unas consultas finales y la firma de ese documento se hará ante garantes internacionales.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.