Encuentran cinco fetos en la casa de una activista antiaborto

PHOTO-2021-02-01-11-38-37
WhatsApp-Image-2021-02-08-at-9.49.31-AM-300x300
jd letreros
CD03BD4F-CF11-4707-BB99-84C9271343C4
Playero
8CCE2FB0-7697-4E35-809A-F381BE783317
F1911753-0A7B-423F-84A2-4818C8AC0AE5
09AA900B-3293-4A8B-B975-1CD553E22C6C

Lee y Comparte

Shares

La policía encontró este miércoles cinco fetos en la casa de una activista contra el derecho al aborto en Washington D.C., que fue acusada en una corte de impedir el acceso a quienes buscaban atención médica en una clínica de salud reproductiva.

Los fetos fueron encontrados después de que una persona alertara sobre la existencia de “material de riesgo biológico” en la casa donde reside Lauren Handy, dijo la policía de Washington. Las autoridades están llevando a cabo una investigación y entregaron los fetos a la oficina del médico forense.

Handy, de 28 años, declaró el miércoles afuera de la casa que esperaba que la redada sucediera “tarde o temprano”, informó la estación WUSA-TV. La mujer, quien se negó a hablar frente a la cámara, dijo que “la gente se asustaría cuando escuchara” lo que había en las bolsas de evidencia que la policía se llevó, según la estación.

No se encontró un número de teléfono a nombre de Handy en los registros públicos, en los que aparece como residente de Virginia.

La joven es una de las nueve activistas contra el derecho al aborto que fueron acusadas de conspiración contra los derechos y de violar la Ley de Libertad de Acceso a las Clínicas, conocida como Ley FACE, según anunció el miércoles el Departamento de Justicia.

En octubre de 2020 Handy se hizo pasar por una mujer llamada “Hazel Jenkins” y afirmó que buscaba servicios en una clínica de salud reproductiva de Washington, según una acusación no sellada. El encuentro fue transmitido en vivo por Facebook, según la acusación. Ella y otras personas entraron por la fuerza en la clínica y bloquearon las puertas.

La acusación también alega que estas personas violaron la Ley FACE al utilizar una obstrucción física para dañar, intimidar e interferir con los empleados de la clínica y un paciente “porque estaban proporcionando u obteniendo servicios de salud reproductiva”.

Un defensor público federal que representa a Handy en el caso federal no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios sobre los fetos el jueves.

Fuente: Telemundo

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.




Translate »