Empresarios y políticos creen DGII debe buscar salida a impuesto dos empleos

SANTO DOMINGO. La iniciativa de otorgar una amnistía fiscal o cualquier otra facilidad, a las personas con dos o más empleos con “deudas pendientes” con la Dirección General de Impuestos Internos (DGII), por concepto del impuesto sobre la renta (ISR), generó ayer reacciones a favor de políticos, congresistas y empresarios.

El presidente del Consejo Nacional de la Empresa Privada (Conep), Pedro Brache, planteó que aunque no puede hablar de amnistía por ser un tema a decidir por las autoridades, se debe facilitar la manera a los afectados de ponerse al día, sin que ello le implique una crisis financiera.

“Debe haber un proceso de educación y otro de adecuación, que les permita cumplir, después de todo no sabían que estaban en falta, si les descontaban en sus respectivos trabajos”, precisó.

El presidente de la Asociación de Empresas Industriales de Herrera y Provincia Santo Domingo (AEIH), Antonio Taveras Guzmán, consideró que una amnistía o cualquier medida de ese tipo debe adoptarse en el marco de las reformas planteadas por el sector.

“Todas las medidas de este tipo deben de darse en el marco de una gran reforma fiscal, basta ya de parcho, el país necesita avanzar en las necesarias reformas económicas, fiscales e institucionales”, enfatizó.

Para el presidente electo del Partido Revolucionario Moderno (PRM) y senador José Ignacio Paliza, existen ciudadanos con varios empleos que desconocen la extensión de sus obligaciones, sobre todo de la clase media, y contemplar una amnistía para ellos pudiera ser oportuno, cada caso con sus particularidades.

“La regla es que cada quien tiene la obligación de cumplir con sus compromisos de ley; creo que la ciudadanía quiere contribuir con su parte, hecho que obliga a las autoridades impositivas a una necesaria alianza”, apuntó.

Sostuvo que las amnistías buscan ampliar el conocimiento y control de las bases tributarias, tanto para el ciudadano como para el Estado.

El senador del oficialista Partido de la Liberación Dominicana (PLD), Charlie Mariotti, apoya el pago de los impuestos por ser un deber y una responsabilidad ciudadana, pero en el actual contexto entiende que el cobro de un retroactivo no deja de ser un duro golpe, pues generará deudas a los afectados.

Dijo estar dispuesto a trabajar en una iniciativa sobre ese particular, en lo que llega al Congreso Nacional la Ley de Sincerización Patrimonial. El secretario general del Partido Reformista Social Cristiano (PRSC), Ramón Rogelio Genao, manifestó que la mejor forma de combatir la evasión es hacer más justo, equitativo y progresivo el régimen fiscal.

“El régimen fiscal vigente es injusto y regresivo, debe modificarse; el pacto fiscal desde luego tiene que venir acompañado de una amnistía fiscal”, apuntó.

A su entender las medidas de la Dirección General de Impuestos Internos son conyunturalistas y lo que buscan es eficientizar las recaudaciones.

Desde otro punto de vista, el diputado perremeísta Amado Díaz, sostuvo que las empresas sirven como agente de retención del ISR y por consiguiente correspondería al empleador pagar a la DGII.

Dijo que se deberá determinar si fueron las empresas las que no reportaron el pago del ISR.

De los cobros
La Dirección General de Impuestos Internos (DGII) ha notificado por el momento a 1,200 personas con doble empleo de las deudas pendientes con esa entidad por concepto del Impuesto Sobre la Renta (ISR) que no estaban aportando.

En torno al tema, el periódico Diario Libre en su AM del pasado sábado 6 de abril, planteó como solución al problema que ha generado el cobro “un borrón y cuenta nueva”, mientras expertos tributarios se han pronunciado a favor de una amnistía fiscal.

Lo que establecen las leyes sobre los pagos
El Reglamento 139-98 para la aplicación del Título II del Código Tributario y el Impuesto Sobre la Renta, en su artículo 115 establece que: “Las personas que de conformidad con el Código y el presente Reglamento estén obligadas a presentar la declaración jurada de sus rentas en un año cualquiera, quedarán obligadas a seguirla presentando en los años siguientes, aun cuando no obtuvieren renta imponible alguna, salvo en el caso de cesación de las actividades del negocio. Igual obligación tendrán las personas indicadas en el artículo 330 del Código”. En un párrafo agrega que se exceptúan de esta obligación las personas cuyas rentas obtenidas en relación de dependencias o por dividendos, estén sujetas a retención en la fuente en su totalidad. Sucede lo mismo con el accionista que tiene acciones en varias empresas.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.