El último canillita de Puerto Plata sueña con una casa

Lee y Comparte

Slider

El ritmo de sus pasos se ha acortado con el transcurrir del tiempo y el cúmulo de li­bras que arrastran los años, pero el grito distintivo es el mismo, ya todos saben en las calles céntricas de Puer­to Plata que la voz que grita “Liistíiin Diaaario”, es la de Antonio Rolando Fabián.

Pocos lo conocen por Anto­nio o por Rolando y muchos por “El Biónico”, algunos menos por “El Pesao”, los motes con que la gente lo ha bautizado a lo largo de una vida vendiendo periódicos.

Aunque nació en San Francisco de Macorís, –de donde es oriunda su madre–es en Puerto Plata, origen de su padre, donde ha pasado la mayor parte de su vida, casi toda dedicada a una la­bor que parece de esas que están en vías de extinción: la del pregonero o canillita que recorre las calles vendiendo periódicos.

Durante casi 37 años, Fa­bián ha andado y desanda­do las calles del centro de Puerto Plata, anunciando la llegada de los periódicos im­presos, cuando siendo un jo­vencito se interesó por hacer esa tarea y ganar algún dine­rito, con el cual ayudarse y también a su familia. Los lí­mites se los ha impuesto él mismo, el malecón, la calle 27 de Febrero hacia arriba y el resto de la zona céntrica.

Todo inició cuando veía a los muchachos de su edad vendiendo periódi­cos y se le ocurrió que po­día hacer lo mismo a fin de ganar dinero. Entonces un amigo lo puso en contacto con el periodista Félix Sosa Lantigua, quien además de corresponsal, era el respon­sable de la distribución del desaparecido vespertino La Noticia, que le dio la opor­tunidad de vender ese pe­riódico, incorporando lue­go el también desaparecido Última Hora, El Nacional, el Listín Diario y el Hoy.

En el Listín comenzó vendiendo solo las edicio­nes con revistas. Recuer­da que don Miguel Abbot, representante del periódico por muchos años aquí, le dio la oportunidad de comenzar “en la época de la revista Es­cala”, ahí se fue incorporan­do y pasó a vender el periódi­co diariamente, llegando en ocasiones a vender hasta 300 y 320 ejemplares en un día, combinando las ediciones del Listín, Hoy y El Nacional. Ac­tualmente la venta combina­da de esos medios que logra como pregonero, apenas lle­ga a 90 ejemplares, los subs­criptores reciben directa­mente sus periódicos, otros buscan las noticias por inter­net y cada vez son menos los que compran al pregón.

Con 53 años, recién cum­plidos, el andar de “El Bióni­co”, es ya más lento, fruto de algunas caídas que ha sufri­do a lo largo del tiempo, rea­lizando su labor, ya sea en días de lluvia o de intenso sol, siempre llegan sus periódicos.

La salud

Aunque siempre ha tenido una salud bastante buena, Fa­bián confrontó problemas re­cientemente con una erisipe­la que lo obligó a permanecer en su casa por 9 días, de las pocas veces en que no ha po­dido salir a cumplir su labor.

Su mayor aspiración

La gran aspiración de Antonio Rolando es poder tener una casa, para garantizar la vida en condiciones dignas junto a su hermana, con quien vive actualmente en una vivienda alquilada en la calle 4 del sec­tor Cristo Rey, a quien ayuda modestamente con los gas­tos, conforme a sus posibilida­des, ya que sus trabajos no le generan muchos ingresos en la actualidad. Y menos aho­ra cuando merma la venta de periódicos en Puerto Plata.

 EL ÚNICO

Un hijo.

Fabián tiene un hijo de 24 años, sus ojos se tor­nan vidriosos, al admi­tir que no lo ve mucho y que quisiera haber podi­do ayudarlo más.

Antonio Rolando Fabián es, actualmente, el úni­co canillita que recorre a pie las calles de Puer­to Plata.

Con información del listín diario.

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.