El Sinuoso Laberinto Procesal de Leonel Fernández

Por Candido Simón

1. La inscripción del Dr. Leonel Fernández como nominado a la Presidencia de la República por otro Partido o coalición está prohibida expresamente por los articulos 49.4 y 134 de las leyes 33-18 y 15-19, respectivamente, que obligan la Junta Central Electoral a rechazarla, debido a que ya participó como precandidato por el Partido de la Liberación Dominicana, donde no logró alcanzar la nominación.

2. Esto augura que la Junta Central Electoral le inadmita su inscripción mediante una Resolución Administrativa, porque tiene «un impedimento legal».

3. Es claro que si un aspirante ha sido precandidato a ser nominado para candidato a un puesto electivo por un partiido, agrupación o movimiento político y no lo logra, ya no puede serlo por otro, eso sigue vigente y ata a la JCE y las Juntas Electorales, que son los organos competentes para decidir quien puede o no ser candidato, más nnguna ley le prohibe que se presente de modo individual, particular, solo, y que lo apoyen las entidades que asi lo quieran pero sin inscribirlo como su nominado.

4. La diferencia entre precandidato, nominado y candidato no es semántica sino conceptual, pues lo primero se presenta dentro de la organización política, donde se decide quien será el nominado o nominada ante el órgano electoral correspondiente, al cual correspoonde decidir si el propuesto cumple las condiciones legales para presentarle como candidato/a ante los electores que decidirán si le eligen al cargo de que se trate.

5. En la hipótesis que la JCE inadmita administrativamente su pospulacion o nominación, el Dr. Fernández deberá concurrir ante el Tribunal Superior Administrativo porque asi lo ha dicho en por lo menos dos sentencias el Tribunal Constitucional y en una el Tribunal Superior Electoral, lo que difucularia sus aspiraciones debido a lo traumático del procedimiento contencioso administrativo, más si concurre ante el TSE se corre el riezgo se que este decline ante el TSA como ya lo ha hecho antes.

6. La tercera vía sería impugnar la decisión de la JCE ante el TC alegando la inconstitucionalidad de los articulos 49.4 y 134 de la ley de partidos y la de regimen electoral, con el obstáculo de que en la Sentencia TC/0041/19 ya eso de algún modo se decidió sin declararlos contrarios a la Constitución.

7. En la hipótesis que la JCE le admita la inscripción la batalla procesal a contracorriente es la misma pero en sentido contrario, con la agravante de que entonces todos los órganos electorales del país estarían obligados a inscribir los aspirantes que perdieron sus nominaciones por sus respectivas demarcaciones y entonces, entraría el caos.

8. En resúmen, el Dr. Leonel Fernández le viene un alud procesal encima de dimensiones impredescibles, con la preocupante actitud anunciada algunos de sus allegados que no disimulan su posición del «si o si», segun ellos «con Leonel todo, sin Leonel nada, o que entre el mar»

9. Esa actitud incendiaria es prligrosa, porque ante situación convulsa en América Latina, cualquier trispa en las redes sociales puede tornar incontrolable a «los incontrolables» aquellos.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.