El principal activo de la viagra sirve para prevenir y tratar el alzhéimer.

4660A9A1-1317-4A47-AA0C-3A7B00B0EB2D
PHOTO-2021-02-01-11-38-37
WhatsApp-Image-2021-02-08-at-9.49.31-AM-300x300
jd letreros
D7F4F620-7C8D-442E-BA8D-23F67C6DE63B
CD03BD4F-CF11-4707-BB99-84C9271343C4
Tienda Jiménez
Playero
8CCE2FB0-7697-4E35-809A-F381BE783317

Lee y Comparte

Shares

Un grupo de investigadores ha identificado al sildenafilo, el principio activo utilizado para tratar la disfunción eréctil y la hipertensión pulmonar bajo las marcas Viagra y Revatio, como un potencial fármaco para prevenir y tratar el alzhéimer.

La revista ‘Nature Aging’ publica este lunes las conclusiones de un estudio en el que se analizaron historiales de más de siete millones de pacientes para determinar que el sildenafilo está asociado con una reducción del 69 % en la incidencia del alzhéimer.

Los autores del trabajo, del Instituto de Medicina Genómica de la Clínica Cleveland, en Estados Unidos, recalcan la necesidad de llevar a cabo ensayos clínicos para respaldar las conclusiones de ese análisis computacional y comprobar la eficacia del medicamento en pacientes con la enfermedad.

‘Este estudio es un ejemplo de un área de investigación en auge dentro de la medicina de precisión, en la que el ‘big data’ es clave para conectar los puntos entre fármacos ya existentes y enfermedades complejas como el alzhéimer’, afirmó Jean Yuan, investigador del Instituto Nacional del Envejecimiento (NIA, en inglés), que ha financiado la investigación.

Los científicos han comprobado que la acumulación de proteínas beta amiloide y tau lleva a la formación de placas y conglomerados anormales en el cerebro, dos de los principales marcadores del desarrollo del mal de Alzheimer.

Hasta ahora, ninguno de los numerosos ensayos clínicos que se han llevado a cabo en la última década con moléculas que prometían contrarrestar esos procesos han resultado satisfactorios.

‘Estudios recientes indican que la interacción entre las (proteínas) amiloide y tau contribuye más al alzhéimer que cualquiera de las dos por sí mismas’, señaló Feixiong Cheng, autor principal del trabajo publicado en ‘Nature Aging’.

Ante esa posibilidad, su equipo buscó entre más de 1.600 fármacos ya aprobados por las autoridades sanitarias en Estados Unidos aquellos que pudieran tener efectos en ambas proteínas al mismo tiempo.

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES

 

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.