El inodoro que se limpia, te limpia, analiza tu orina y cuesta más de $US12,000

Un retrete caliente no es una idea especialmente agradable para la mayoría de la gente, pues suele indicar que acaba de ser ocupado por otra persona.

Y girarte a un lado cuando estás sentado en el inodoro y que no haya papel higiénico, solo paredes lisas y un control remoto, puede parecer algo infernal. Pero el control remoto del que estamos hablando tiene opciones de lavado y secado.

Le das a un botón, y un brazo robótico se desliza por debajo de ti y te ofrece una variedad de chorros de agua a distintas velocidades y ángulos, seguido de aire caliente al final. Cuando te levantas, el escusado cierra su tapa, tira de la cadena y se limpia usando luces ultravioleta.

La serie Toto Actilite con Washlet (la mano robótica de lavado) cuesta unos $12,500. Es una marca japonesa, pero desde que en 2009 abrió sus oficinas en Londres, Reino Unido, ha tratado de abrirse al mercado europeo, y tiene muchos competidores.

Puede que ahora sean un lujo, pero estos retretes de alta tecnología podrían un día mejorar el cuidado sanitario en todo el mundo. Pero ¿cómo funcionan?

Tal vez te preocupe que un robot se acerque a tus partes más íntimas, pero Floyd Case, director para Reino Unido de Toto Europe, dice que no hay nada que temer.

“No es como un lavado de autos. Cuando te sientas, hay un sensor que detecta que estás ahí“, me cuenta. “En todo caso, notas que el asiento está caliente, lo cual es agradable, y que el desodorante funciona, por lo que huele bien”.

“Si quieres lavarte, tienes un control remoto con dos opciones: lavado trasero o frontal, el cual a veces se llama ‘lavado para mujeres’“, explica. La varilla de robot sale entonces de su cámara cerrada y libera un espray de “unas 70 gotitas de agua por segundo”.

“Puedes ajustar su posición, la intensidad del agua y, por supuesto, la temperatura. También hay una función de secado para disparar agua caliente”, dice Case. Además, es muy higiénico.

La cadena “electroliza” el agua, lo cual genera sales disueltas para producir una solución ligeramente ácida que matará las bacterias.

Además, contiene luces ultravioleta que se activan cuando la tapa está cerrada, lo cual interactúa con una “superficie fotocatalítica” en el recipiente de cerámica para deshacer cualquier cosa biodegradable.

Hackeo de inodoros

El Satis G-Type, fabricado por Lixil (otra firma japonesa) tiene muchas funciones similares, aunque prefiere el término “pulverizador” a “varilla”, y es, algo más barato: cuesta unos $5,000.

Tiene conexión Bluetooth y puedes controlar sus funciones de lavado personal (espray, agua y presión del aire) usando la aplicación para celulares “My Satis” (mi Satis), la cual incluye un “diario de retrete” para que puedas realizar -si así lo deseas- un seguimiento de tus movimientos intestinales y así monitorear tu salud.

Al igual que con cualquier aparato que se base en la internet de las cosas, Lixil tuvo que considerar la posibilidad del hackeo. ¿Qué pasa si alguien obtiene el control de tu pulverizador?

“Se requieren muchos pasos para controlar un inodoro Satis de forma remota”, afirma Martin Mizutani, director de desarrollo de producto de Lixil Water Technology. “Operar un retrete Satis usando un smartphone implica completar un proceso de emparejamiento, que establece una conexión directa entre la taza de baño y un teléfono específico“.

“Entonces solo funciona cuando la tapa del retrete está abierta, mientras la aplicación ‘My Satis’ puede ser usada por una sola persona cada vez. Esto evita que un tercero acceda al sistema en ese momento“.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.