El conteo de espermatozoide en hombres va en descenso y sus miembros reproductivos se están encogiendo, revela un nuevo estudio.

Lee y Comparte

Slider

@navas_mundial

Caída en picada de espermatozoides y penes encogidos por sustancias químicas tóxicas amenazan a la humanidad

¿El fin de la humanidad? Puede que llegue antes de lo que pensamos, gracias a los químicos que alteran las hormonas y que están diezmando la fertilidad a un ritmo alarmante en todo el mundo.

Un nuevo libro llamado Countdown, de Shanna Swan, epidemióloga ambiental y reproductiva de la Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinai en Nueva York, encuentra que los recuentos de espermatozoides han disminuido casi un 60% desde 1973. Siguiendo la trayectoria en la que estamos, la investigación de Swan sugiere que los recuentos de espermatozoides podrían llegar a cero en 2045.

Eso significaría que no hay bebés. Sin reproducción. No más humanos. Perdóname por preguntar: ¿por qué la ONU no está convocando una reunión de emergencia sobre esto ahora mismo?

Los productos químicos culpables de esta crisis se encuentran en todo, desde envases de plástico y envoltorios de alimentos, hasta ropa impermeable y fragancias en productos de limpieza, jabones y champús, electrónicos y alfombras. Algunos de ellos, llamados PFAS, se conocen como “productos químicos permanentes”, porque no se degradan en el medio ambiente ni en el cuerpo humano. Simplemente se acumulan y acumulan, haciendo cada vez más daño, minuto a minuto, hora a hora, día a día. Ahora, parece que la humanidad está llegando a un punto de ruptura

El libro de Swan es asombroso en sus hallazgos. “En algunas partes del mundo, la mujer promedio de veintitantos es menos fértil que su abuela a los 35”, escribe Swan. Además de eso, Swan descubre que, en promedio, un hombre de hoy tendrá la mitad del esperma que tenía su abuelo.

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.