El béisbol, otra industria sin ‘chimenea’ de los dominicanos

Los pactos multimillonarios en dólares que obtuvieron ayer varios peloteros de parte de organizaciones de Grandes Ligas, son una muestra más que fehaciente de la incidencia económica que representa desde hace años la industria del béisbol profesional en República Dominicana.

Son miles los dominicanos que de forma directa o indirecta obtienen excelentes beneficios materiales, como empleados o promotores que crean academias para formar jugadores.

Desde las provincias más apartadas hasta el mismo corazón de la ciudad de Santo Domingo, miles de peloteros , niños y jovencitos, entrenan a diario en busca de lograr la firma de un equipo de las Mayores.

Es tal la dimensión del fenómeno, que en algún momento ha tenido amplia repercusión en el sistema educativo, dado que son cientos los alumnos diseminados por toda la geografía nacional que desertan de las aulas para dedicarse a la práctica de esa disciplina.

Precisamente, la propaganda y publicidad que, por ejemplo, recibirán todos estos días los que firmaron ayer, por sumas astronómicas, son un incentivo para poner a pensar a muchos que se sienten con condiciones para llegar, de que no vale la pena sacrificarse en busca de una una profesión tradicional, en la creencia de que obtendrán , si lo consiguen, salarios de miseria que los mantendrán dependientes toda su vida.

Es una situación bastante compleja, y las autoridades de los sectores educativos y de deportes, que ya se han dado cuenta del problema, tienen que seguir poniendo todo el interés del mundo para evitar la fuga de niños y jóvenes de las aulas para dedicarse a practicar deportes.

Hay que reconocer que las academias de Grandes Ligas también han puesto su grano de arena en ese aspecto.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.