Ejército de Sudán da un golpe de Estado y disuelve el Gobierno de transición

4660A9A1-1317-4A47-AA0C-3A7B00B0EB2D
PHOTO-2021-02-01-11-38-37
WhatsApp-Image-2021-02-08-at-9.49.31-AM-300x300
jd letreros
D7F4F620-7C8D-442E-BA8D-23F67C6DE63B
CD03BD4F-CF11-4707-BB99-84C9271343C4
Tienda Jiménez
Playero
8CCE2FB0-7697-4E35-809A-F381BE783317

Lee y Comparte

Shares

Fuerzas militares en Sudán han arrestado al amanecer de este lunes a varios altos cargos civiles del Ejecutivo del país, incluido el primer ministro, Abdallah Hamdok, y a líderes de partidos y organizaciones progubernamentales en un golpe de Estado que los principales grupos revolucionarios sudaneses han respondido con llamadas a salir a la calle y a la desobediencia civil para defender la transición civil y democrática.

El general Abdelfatah al Burhan, hombre fuerte del Ejército, ha disuelto el Consejo Soberano de Sudán, Gobierno de transición formado por militares y civiles, y ha decretado el estado de emergencia.

Un gran número de personas se ha movilizado rápidamente en varias ciudades del país, incluida la capital, Jartum, tal y como muestran imágenes difundidas en las redes sociales, pese a que la señal de internet y teléfono ha sufrido importantes interrupciones desde primera hora de la mañana, según ha informado el Ministerio de Cultura e Información.

El general Al Burhan ha realizado un anuncio que incluye la suspensión de varios artículos del Documento Constitucional pactado en agosto de 2019, tras la caída del dictador Omar al Bashir después de meses de movilizaciones prodemocráticas en las calles.

Hamdok, por su parte, ha sido trasladado por miembros de las fuerzas militares a un lugar desconocido tras ser inicialmente retenido en su domicilio, desde donde el primer ministro se habría negado a realizar una declaración a favor del golpe y habría llamado a los sudaneses a defender la revolución, según ha explicado el Ministerio de Información. El apagón de las telecomunicaciones ha sido confirmado por la organización de supervisión de NetBlocks. Varios uniformados también han asaltado la sede de la radio y la televisión estatales y han detenido a algunos empleados. Tras el pronunciamiento militar, Estados Unidos, la Unión Europea, Naciones Unidas y la Liga Árabe han instado a regresar a la fase de transición.

El movimiento de los uniformados se produce en medio de la tensión entre los líderes civiles y militares encargados de dirigir el país, disparada en las últimas semanas a raíz de una intentona golpista abortada a finales de septiembre que degeneró en la peor crisis en el país desde el inicio de la transición, en verano de 2019. Miembros civiles del Ejecutivo habían alertado desde entonces de que el Ejército estaba fomentando la inestabilidad y sembrando la discordia entre sus filas con el fin de crear las condiciones oportunas para asaltar el poder. En este sentido, una facción muy próxima a los militares pero nominalmente integrada en las Fuerzas de la Libertad y el Cambio, que encabezaron las protestas contra Al Bashir, se escindió en las últimas semanas y formó una alianza propia que podría ofrecer una suerte de cobertura civil al Ejército.

Asimismo, desde el pasado sábado cientos de personas se mantuvieron concentradas en Jartum para pedir a los militares que asumieran el poder, en una protesta envuelta en sospecha por las imágenes en redes sociales que capturaron el reparto de comida y dinero entre asistentes y la presencia de niños. El 11 de octubre, Facebook anunció el cierre de una red de cientos de páginas falsas vinculadas a las Fuerzas de Apoyo Rápido, un temido grupo paramilitar, que intentaba manipular a la opinión pública pidiendo al ejército tomar el poder.

Líderes civiles del país se habían mostrado igualmente molestos y cada vez más impacientes ante la reticencia de los militares a realizar una reforma profunda de las instituciones de seguridad y militares, incluido su imperio económico, y de someterlas al control civil. También les han reprochado su obstrucción en cuestiones clave como investigar crímenes de las fuerzas de seguridad tras la caída de Al Bashir y cooperar con el Tribunal Penal Internacional en su investigación sobre el genocidio de Darfur, que podría salpicar a algunos de sus líderes.

Por: El País.-

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES

 

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.