EEUU implementa en Haití un nuevo plan para frenar conflictos

PHOTO-2021-02-01-11-38-37
WhatsApp-Image-2021-02-08-at-9.49.31-AM-300x300
jd letreros
CD03BD4F-CF11-4707-BB99-84C9271343C4
Playero
8CCE2FB0-7697-4E35-809A-F381BE783317
F1911753-0A7B-423F-84A2-4818C8AC0AE5
09AA900B-3293-4A8B-B975-1CD553E22C6C

Lee y Comparte

Shares

Washington.- El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, anunció este viernes que su Gobierno implementará en Haití y otros países una nueva estrategia de diez años destinada a frenar conflictos, fortalecer instituciones y establecer un ambiente de paz.

Esta nueva estrategia ha sido elaborada en base a la llamada “Ley de fragilidad global” (Global Fragility Act), que fue aprobada por el Congreso en 2019 y establece que deben destinarse 200 millones de dólares anuales a planes de desarrollo para forjar una estabilidad a largo plazo.

Los países que se beneficiarán de esos fondos son Haití, Libia, Mozambique, Papúa Nueva Guinea, Benin, Costa de Marfil, Ghana, Guinea y Togo, anunció este viernes Biden.

En una carta, hecha pública por la Casa Blanca,el mandatario argumentó que EE.UU. debe tener una posición de liderazgo en el mundo y erigirse como “una fuerza para la paz y estabilidad”, así como una nación con la que otros gobiernos pueden trabajar de manera conjunta.

Según destacó, la nueva estrategia representa una reafirmación del liderazgo de EE.UU. para hacer frente a los desafíos actuales, entre los que citó la pandemia, la crisis climática y un “envalentonamiento de las autocracias que creen que la democracia y el multilaterlismo no pueden prosperar en el siglo XXI».

Al respecto, Biden consideró que las “imágenes desgarradoras” de Ucrania son un «último recordatorio” de las trágicas consecuencias de la guerra y de la necesidad de evitar la violencia antes de que estalle.

Por eso, defendió una nueva estrategia basada en esfuerzos a largo plazo, durante 10 años, para trabajar con la sociedad civil y los gobiernos de los países elegidos con el fin de promover la estabilidad, el desarrollo económico, el respeto a los derechos humanos y la igualdad de género.

Uno de los puntos que distingue a esta estrategia de otras instauradas por Washington en el pasado es que busca mirar más allá de las crisis urgentes y de las necesidades a corto plazo para centrarse en objetivos a largo plazo, detalló la Casa Blanca en otro comunicado.

Asimismo, pretende ser una estrategia flexible capaz de adaptarse a los cambios sobre el terreno.

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.