EE.UU. propone prohibir dispositivos potenciadores de armas en la víspera de marcha

4660A9A1-1317-4A47-AA0C-3A7B00B0EB2D
PHOTO-2021-02-01-11-38-37
WhatsApp-Image-2021-02-08-at-9.49.31-AM-300x300
jd letreros
D7F4F620-7C8D-442E-BA8D-23F67C6DE63B
CD03BD4F-CF11-4707-BB99-84C9271343C4
Tienda Jiménez
Playero
8CCE2FB0-7697-4E35-809A-F381BE783317

Lee y Comparte

Shares

WASHINGTON. El gobierno de Donald Trump propuso formalmente este viernes la completa prohibición de los mortales “bump stocks”, unos dispositivos que en la práctica convierten rifles de asalto en armas automáticas, en la víspera de una protesta nacional para pedir más control sobre las armas de fuego.

La norma propuesta por el Departamento de Justicia ordena la entrega o destrucción de más de medio millón de estos dispositivos que se estima fueron vendidos en la última década.

Varios “bump stocks” fueron empleados por el tirador que masacró a la multitud que asistía a un concierto en Las Vegas el pasado 1 de octubre, dejando 58 muertos y más de 850 heridos.

La propuesta incluirá un periodo de 90 días para recibir comentarios de las personas -que posiblemente lleven a introducirle cambios- para luego convertirse en ley.

“Como prometí, hoy el Departamento de Justicia emitirá la norma que prohíbe los BUMP STOCKS con un periodo obligatorio para comentarios”, tuiteó Trump.

“Prohibiremos todos los dispositivos que convierten armas legales en armas automáticas ilegales”, añadió.

La decisión ocurre un día antes de que cientos de miles de personas, según se espera, participen en marchas por todo el país en apoyo a un mayor control sobre las armas de fuego, tras el tiroteo que dejó 17 muertos en una secundaria de Parkland, Florida, en febrero.

Estudiantes que sobrevivieron al ataque han organizado las marchas y se espera una masiva asistencia en Washington.

El fiscal general, Jeff Sessions, dijo que la nueva normativa propuesta “constituye un paso clave en el esfuerzo por reducir la amenaza de la violencia armada, en sintonía con la Constitución y las leyes aprobadas por el Congreso”.

Hace años, reguladores federales dijeron que estos dispositivos, que son adjuntados de forma mecánica a los rifles para hacerlos disparar más rápidos, no podían ser puestos bajo prohibición nacional como se propone ahora.

Y el Congreso, donde la Asociación Nacional del Rifle, un poderoso lobby pro-armas, tiene gran influencia, se ha mostrado reticente a actuar.

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES

 

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.