Dos ex reguetoneros boricuas convertidos al Evangelio predicaron en evento cristiano de Puerto Plata

PHOTO-2021-02-01-11-38-37
WhatsApp-Image-2021-02-08-at-9.49.31-AM-300x300
jd letreros
CD03BD4F-CF11-4707-BB99-84C9271343C4
Playero
8CCE2FB0-7697-4E35-809A-F381BE783317
F1911753-0A7B-423F-84A2-4818C8AC0AE5
09AA900B-3293-4A8B-B975-1CD553E22C6C

Lee y Comparte

Shares

Por: ANTONIO HEREDIA.-

Dichas figuras reconocidas como parte importante en la historia del reggaetón, portando la Biblia en sus manos ofrecieron sendos testimonios de como Dios ha transformado sus vidas.

PUERTO PLATA.- Los ex reguetoneros puertorriqueños Héctor Luis Delgado Román (Héctor El Father) y Julio Irving Ramos Filomeno Ramos (Julio Voltio), estuvieron predicando en un evento cristiano celebrado durante el fin de semana en esta ciudad atlántica.

Dichas figuras reconocidas como parte importante en la historia del reggaetón, portando la Biblia en sus manos ofrecieron sendos testimonios de como Dios ha transformado sus vidas, tras verse involucrados en problemas sociales que casi los llevaron a la muerte.

Ambos formaron parte del evento organizado por el Ministerio Arca de Salvación, que lidera el pastor Edwin Santana, donde también participaron Noelia de Beltré, Alberto Pérez, Loida Altidor y Carmen Estévez, con motivo del octavo aniversario de la emisora Arca de Salvación Radio 95.3 FM.

Se recuerda que Héctor El Father quien es nativo de la ciudad de Carolina en Puerto Rico, se dio a conocer en el dúo Héctor & Tito, junto a Tito El Bambino, además de su etapa artística como solista, pero en el 2008 se retiró de los escenarios para convertirse al Evangelio.

Sostuvo que durante el tiempo que duró como intérprete y compositor de reggaetón fue «un payaso al servicio de Satanás» hasta el punto de que supuestamente trató de suicidarse en unas 15 ocasiones, pero que ahora su vida está consagrada a Jesús.

Asimismo, Julio Voltio a quien apodaban “El Chamaco” manifestó haber escuchado el llamado de Dios en el 2014, alejándose de las drogas, los pleitos y las balaceras, donde fue testigo de cómo perecieron otros jóvenes de su vecindad ubicada en San Juan, que es la capital de “La Isla del Encanto”.

Los dos ex artistas coincidieron en señalar que no se arrepienten de haber dejado atrás la fama y el dinero que le dio el reggaetón, ritmo musical contagioso y de fuerte letras surgido en Puerto Rico en el 1990, ya que sus vidas estaban destinadas para predicar el Evangelio.

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.