Dominicano extraditado a EEUU admite que lavó 1.9 millones de dólares del Cartel de Sinaloa.

4660A9A1-1317-4A47-AA0C-3A7B00B0EB2D
PHOTO-2021-02-01-11-38-37
WhatsApp-Image-2021-02-08-at-9.49.31-AM-300x300
jd letreros
D7F4F620-7C8D-442E-BA8D-23F67C6DE63B
CD03BD4F-CF11-4707-BB99-84C9271343C4
Tienda Jiménez
Playero
8CCE2FB0-7697-4E35-809A-F381BE783317

Lee y Comparte

Shares

Julio de la Cruz Acosta, un dominicano residente en Paterson, Nueva Jersey, admitió en la corte federal de Newark que lavó 1.94 millones de dólares provinientes de la venta de drogas del Cartel de Sinaloa, liderado por “Los Chapitos”.

De acuerdo con el testimonio, De la Cruz transfería el efectivo a República Dominicana y Colombia.

Acosta, de 42 años de edad, fue entregado en su país natal a alguaciles federales, que a su vez lo pusieron en custodia de la DEA y la justicia de Estados Unidos.

Agradeciendo la captura a la Dirección Nacional de Drogas (DNCD de República Dominicana), el fiscal federal Philip R. Sellinger dijo en un comunicado el viernes que De la Cruz Acosta lavó casi 2 millones de dólares para los cárteles de la droga de América Central y del Sur que operan en Nueva Jersey y Nueva York.

El extraditado aceptó el efectivo para comprar 67 cheques de caja en bancos de Nueva Jersey y sus alrededores y otros lugares.

Fue uno de media docena de residentes del área acusados de lavar más de 27 millones de dólares para los cárteles, dijo el fiscal Sellinger.

La policía de la ciudad Morristown en Nueva Jersey ayudó a la DEA y al Servicio de Rentas Internas de Estados Unidos (IRS) a resolver el caso, en el que los acusados y otros conspiradores convirtieron el efectivo de las ventas de drogas en los dos estados, en más de 1,000 cheques de caja que se enviaron a intermediarios que actuaban en nombre de organizaciones de narcotraficantes con vínculos en la República Dominicana, Colombia y otros lugares, precisa el comunicado de la fiscalía.

El esquema fue diseñado para ocultar la naturaleza, la fuente, la propiedad y el control de las ganancias de las drogas ilegales y evitar el escrutinio de las instituciones bancarias y de aplicación de la ley en Estados Unidos, dijo la fiscalía federal.

Los acusados generalmente recibieron entre 150 y 200 dólares por cada cheque que compraron.

Acusado de conspiración y transferencia ilegal de dinero, De la Cruz Acosta aceptó un trato del Gobierno en lugar de enfrentar un juicio y se declaró culpable.

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES

 

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.