Doce cargos a un supremacista por intento de asesinato y ataque racial a dominicanos en Massachusetts

Comparte

NUEVA YORK. La policía de Salem en Massachusetts, acusó de doce cargos criminales al supremacista Robert J. McCarthy Junior de 56 años de edad, después que el Viernes Negro, intentó asesinar con su vehículo a la dominicana Altagracia Sanabia, que estaba acompañada por uno de sus hijos, una prima y la novia de su otro hijo, frente a una tienda de la cadena Walmart.

Ella hizo la denuncia a las autoridades y relató en medios locales, el ataque racial, en el que McCarthy, le gritó “malditos hispanos”, “les voy a llamar la migra”, y después les apuntó con el dedo, simulando un arma, mientras les advertía que los iba a matar.

Usó su carro color rojo para tratar de atropellar a los dominicanos, en presencia de docenas de habituales compradores en el estacionamiento de la tienda.

McCarthy, que reside en el 36 de la calle Surfside en Lynn (Massachusetts), quedó preso sin derecho a fianza y la jueza Emily Karstetter, programó para el lunes de la semana próxima una nueva vista del caso.

La señora Sanabia, hablando junto a su sobrina, que rehusó identificarse, dijo que McCarthy, mostró intenciones claras de tirarles el carro encima para atropellarlos.

Fue arrestado por varios policías uniformados.

“Malditos hispanos”, les gritó McCarthy, según relata Sanabia, añadiendo que su hijo le reclamó al supremacista, a los que el racista le respondió con una obscenidad y lo amenazó con matarlo.

McCarthy, también amenazó con violar sexualmente al hijo de Sanabia.

La policía dijo que McCarthy dio varias vueltas en el frente de la tienda, a toda velocidad e intentando atropellar a la familia.

“Él nunca quiso que nosotros entráramos a la tienda, porque cada vez que íbamos a cruzar, venía y hacía las rondas, como si fuera un tiburón”, agregó la dominicana.

Ella dijo que no pudieron moverse hasta que llegó la policía.

“Entramos a Walmart y cuando salimos, ya él estaba arrestado dentro del carro”, dijo la novia del hijo de Sanabia.

Agregó que el supremacista le advirtió que conseguiría su dirección y que la encontraría en su casa.

“Estamos totalmente aterrorizados, el niño ahora no quiere salir a las calles”, dijo Sanabia.

La dominicana dijo que todos, estarán presentes el lunes en el tribunal de Salem para asegurarse de que McCarthy no salga libre.

Se declara no culpable
McCarthy, se declaró no culpable el lunes de esta semana en el Tribunal del Distrito de Salem por la docena de cargos, incluidos cuatro de intento de homicidio y cuatro de agresión con la intención de intimidar por motivos de raza u origen nacional.

También se lo acusa de amenazar con agredir sexualmente y luego asesinar a un adolescente que caminaba con su familia a través del estacionamiento.

La policía y algunas de sus víctimas creen que McCarthy es peligroso, al punto de que dos posibles agredidos, se negaron a dar sus nombres a los investigadores.

El incidente ocurrió poco antes de las 10:00 de la noche del viernes, ya que la tienda y el estacionamiento situados en la avenida Highland aún estaban llenos de compradores el Viernes Negro.

La policía comenzó a recibir varias llamadas al 911 de personas en el estacionamiento.

El patrullero Daniel Tucker llegó a lo que describe como una “escena ruidosa, salvaje y caótica” de peatones y conductores que trataban de abandonar el lugar, según escribió en su informe policial.

Luego observó un sedán rojo, Mercury Grand Marquis, 1993, circulando por el estacionamiento y personas huyendo del vehículo.

Numerosas personas intentaron rodear al oficial mientras señalaban el automóvil.

El auto se detuvo en un espacio y Tucker lo bloqueó con su crucero.

“Ese es él, ese es el hombre”, gritaban las personas. Le dijeron a Tucker que el conductor solo estaba persiguiendo a los hispanos y diciendo que iba a matar a todos los inmigrantes latinos.

Versión de la Policía
La policía reportó que una familia de cuatro que acababa de entrar en el estacionamiento, le dijo a los investigadores que mientras estacionaban y salían de su auto, McCarthy condujo agresivamente hacia ellos casi golpeándolos. Saltaron hacia atrás para apartarse del camino y evitar ser atropellados.

El hijo de Sanabia, de 17 años le dijo al oficial que McCarthy estaba hablando en español y en inglés.

Les relató a los policías que McCarthy lo amenazó con llevarlo a su casa, violarlo y matarlo, mientras hacía un gesto lascivo con las manos y la boca.

Cuando los miembros de la familia trataron de escapar, McCarthy comenzó a dar vueltas a su alrededor, gritando palabras en español, incluyendo “la migra”, un término del argot hispano para oficiales de inmigración.

Otras dos víctimas hablaron con la policía pero dijeron que tenían mucho miedo de dar sus nombres.

La acción de McCarthy y la versión de los Sanabia, fueron corroboradas por numerosos testigos.

Un empleado de Walmart dijo a los agentes que McCarthy había tenido que abandonar la tienda poco antes de los incidentes, porque estaba haciendo una escena, tirando objetos y gritando en inglés y español con amenazas sobre inmigración.

Cuando el fiscal de la Corte del Distrito de Salem, Michael Varone, leyó en el tribunal los detalles del informe policial el lunes, McCarthy negó levemente con la cabeza.

El asalto con la intención de intimidar es un estatuto de los derechos civiles que incluye cualquier asalto basado en raza, color, religión, origen nacional, orientación sexual, identidad de género o discapacidad, y conlleva penas de hasta 2 años y medio en la cárcel y $5,000 de multa.

Además del intento de homicidio y las acusaciones de derechos civiles, McCarthy enfrenta cargos de molestar o acometer, conducir para poner en peligro las vidas de otros, y conducta desordenada.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.