Director SNS admite dificultades provocan a pacientes reparación de más de 50 hospitales

Santo Domingo,- El director del Servicio Nacional de Salud admitió las dificultades que crean para una adecuada atención a la población la reparación de más de 50 centros hospitalarios del país, la mayoría de ellos con más de tres años sometidos a ese proceso.

El doctor Nelson Rodríguez Monegro reconoció también que dichos centros están ofreciendo un peor servicio que el que ofrecían antes de que se iniciaran los trabajos de acondicionamientos, pero recordó que el que “quiere moña bonita debe aguantar jalones”

El facultativo dijo entender la desesperanza de la ciudadanía en torno a esa situación por la tardanza en la culminación de los trabajos, a la vez que explicó que esos retrasos se han debido a cuestiones financieras, a criterios y estándar establecidos por la Organización Panamericana de la Salud y el Ministerio de Salud Pública y cambio de institución responsable de la ejecución de los trabajos, entre otros.

Entrevistado por Héctor Herrera Cabral en el programa D´AGENDA que cada domingo se difunde por Telesistema canal 11, el funcionario del sector salud garantizó que más del 80 por ciento de esos grandes hospitales serán concluidos y puestos en operación antes de que finalice el presente año.

Rodríguez Monegro también adelantó que la ciudad de la salud Luis Eduardo Aybar será concluida a mediado del próximo año, con lo que se espera que la República Dominicana tenga el mejor complejo hospitalario del sector público más moderno de toda la región.

“Un hospital que está intervenido con elementos de construcción, que tiene polvos, que tiene andamios y muchas cosas, si usted compara ese hospital a cuando estaba operando, pero un hospital colapsado evidentemente que ahora mismo el servicio está más dificultoso, es así”, reiteró el funcionario.

Agregó que los trabajos de reconstrucción se han dinamizados en las últimas semanas, luego que el presidente Danilo Medina reuniera al director de la Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras del Estado, la Ministra de Salud, al director de Presupuesto al Contralor, a él, y a los ingenieros contratistas para escuchar sus pareceres y disponer la agilización y culminación de las reparaciones hospitalarias.

“Creo que en los próximos meses va a ver una cascada de entregas de hospitales y la gente tendrá un respiro, pero lo que si pueden estar seguro es que posteriormente comparen los hospitales con cualquier centro de salud del sector privado, y yo lo aseguro que no hay posibilidad de hacer ningún tipo de comparación”, argumentó.

En tal sentido citó como ejemplo el caso de la recién inaugurada emergencia del hospital José María Cabral y Báez de Santiago, la cual todavía no está operando a plenitud, que cuenta con equipos médicos de tecnología de punta y de última generación que hay que hacer un proceso de capacitación del recurso humano para que puedan hacer un uso eficientes de los mismos.

“Nosotros tenemos el cronograma y la ruta crítica que tiene la OISOE y la promesa que nos ha hecho es que de esos 56 hospitales que están en reparación, alrededor de un 80 por ciento serán terminados antes que finalice el año”, explicó Nelson Rodríguez.

Dentro de esos hospitales mencionó las dos maternidades, el Moscoso Puello, Antonio Musa de San Pedro de Macorís, Juan Pablo Pina de San Cristóbal, Jaime Mota de Barahona, Alejandro Cabral de San Juan de la Maguana, y Ricardo Limardo de Puerto Plata entre otros.

 

 

Se queja Hospitales municipales periféricos del Gran Santo Domingo no funcionan adecuadamente

 

El doctor Nelson Rodríguez Monegro se quejó de que la mayoría de los hospitales municipales, entre ellos los que funcionan en la periferia del Gran Santo Domingo no funcionan adecuadamente, y eso provoca una gran acumulación de pacientes en los grandes centros hospitalarios provinciales, regionales y especializados.

El director del Servicio Nacional de Salud, advirtió que va actuar drásticamente contra esa situación, y en tal sentido puso como ejemplo que ya canceló al director de uno de esos centros, porque giró una visita a las nueve de la mañana y ese incumbente no se encontraba en su centro de trabajo y apenas había uno o dos médicos laborando allí.

“Nosotros tenemos una serie de hospitales, municipales aquí periféricos en la capital que no funcionan adecuadamente, y eso contribuye a que  los hospitales grandes, provinciales, regionales y especializados estén desbordados, por ejemplo estoy hablando de hospitales que tienen especialidades básicas, como ginecología, obstetricia, pediatría, cirugía general, medicina interna, anestesiología”, especificó.

Agregó que en los alrededores del Gran Santo Domingo el Servicio Nacional de Salud tiene 11 hospitales pequeños, con unas 20 camas que si funcionaran adecuadamente descongestionarían a los grandes centros.

“Por ejemplo en esos hospitales se deben hacer los partos cuyos embarazos son de bajo riesgo, como en los hospitales de Emgombe, de los Alcarrizos, Guerra, La Victoria, Hacienda Estrella, el Almirante, pero usted tiene una cultura en esos hospitales que apenas trabajan dos horas o dos horas, usted va por ahí a las 11 de la mañana y no encuentra un médico, únicamente está el médico de la emergencia” se quejó el director del SNS.

Dijo que como consecuencia de eso, cuando un paciente llega pasado las diez de la mañana en busca de una consulta tiene que acudir a la emergencia, que se abarrota de personas, o si no se van a los hospitales regionales o especializados.

“Lo que sucede que todavía hay muchos directores de hospitales que son indiferentes, que son complacientes, que no asumen responsabilidad, y contra eso nosotros vamos, recientemente tuvimos de visita en un municipio a las nueve y media de la mañana y no estaba el director del hospital ni ninguno de los especialistas, apenas había un médico general en emergencia y otro dando consulta, y resulta que habían más de 30 personas esperando por especialistas, desde ahí mismo ese director fue cancelado”, reveló.

Lamentó que como consecuencia de eso saliera el Colegio Médico Dominicano defendiendo al cancelado, pero resulta que no se canceló al galeno si no al funcionario que no estaba cumpliendo con sus obligaciones.

Recordó que cuando se dispuso el aumento general de salarios el presidente Danilo Medina fue muy claro en advertir que quería los médicos trabajando en los hospitales mañana, tarde y noche, y no como sucede todavía que hay especialista que lo que hacen es que van una o dos veces a la semana al hospital donde laboran y en ese tiempo quieren consultar a todo el mundo.

“Hay médicos suficientes para atender lo que yo llamo la tanda extendida en la consulta médica, de modo que haya consulta todo el día desde las ocho de la mañana hasta las ocho de la noche, en tanda de cuatro horas, ocho a doce, doce a cuatro y cuatro a ocho”, detalló.

Dijo que la gerencia de los hospitales puede acomodar a los galenos para que trabajen su cuatro horas en el horario que no le choque con otras labores, pero tienen que trabajar ese tiempo más las guardias presenciales.

Advirtió que para el Servicio Nacional de Salud resulta inaceptable que un médico quiera consultar a 20 pacientes en una hora, porque él solo lo ve y no lo escucha ni lo examina, razón por la cual las instrucciones son que el galeno vea a cuatro o cinco personas por hora, no más.

El doctor Nelson Rodríguez dijo que debido a que los médicos casi no interactúan con los pacientes en las consultas, incurren en una alta prescripciones de estudios tales como tomografía y resonancias, porque al no examinar minuciosamente a una persona le mandan hacer una tomografía a un individuo que probablemente le duela la cabeza porque tiene una resaca.

 

Director SNS dice las gaseosas provocan obesidad que son principal causa de muertes

 

El director del Servicio Nacional de Salud coincidió con la Sociedad Dominicana de Endocrinología en el sentido de que el azúcar que contiene las gaseosas contribuye a la obesidad de los consumidores, y provoca enfermedades cardiacas y diabetes que constituyen la mayor causa de muerte en el mundo.

El doctor Nelson Rodríguez Monegro sostuvo que en tal virtud lo que están haciendo los países desarrollado como los casos de México y los Estados Unidos es que están procediendo a crear gravámenes a esos productos como una forma de bajar su consumo.

“Hoy en día el gran peso de la morbi-mortalidad está en las enfermedades crónicas no transmisibles, y como parte de ella está el exceso de peso y la obesidad, y contribuye mucho a eso el alto contenido de azúcar que tienen esas bebidas gaseosas”, explicó el galeno.

Agregó que lo que se está buscando es presionar con mayor cantidad de impuestos por un lado, para que la demanda sea menor y la gente consuma menos esos productos.

Aclaró que en otros países adicionalmente han prohibido algún tipo de presentación, por ejemplo el famoso big leaguer no existe, porque quien tiene un frasco de ese tamaño va a ingerir mucho y por eso solo permiten las botellas de 20 onzas.

“Desde luego eso impacta a la industria, y ellos se oponen, porque la industria a la vez de proveer un bien que puede ser muy delicioso, pero que lamentablemente en el mediano y largo plazo está afectando la salud”, explicó el funcionario.

Recordó que los obesos son posteriormente los diabéticos y los hipertensos, de modo que el exceso de peso y la obesidad está relacionado íntimamente a esas enfermedades crónicas que se pueden juntar todas las enfermedades infectocontagiosas y no suman el 20 por ciento de las muertes que producen las enfermedades crónicas no transmisibles.

Dijo que ya el grabarla con impuestos es una decisión de políticas públicas, pero también es recomendable orientar a la población a través de la educación continua de que este tipo de alimentos, de insumo, de golosina, en exceso es perjudicial para la salud, y lo que se busca con esa legislación es la reducción de la demanda de esos bienes.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.