COVID- 19: «La carne me sabe a gasolina»

Perder la facultad de oler y degustar son dos síntomas asociados a la covid-19.

Mientras muchos han recuperado sus sentidos, otros sufren un fenómeno llamado parosmia en el que tienen los sabores y olores distorsionados.

Para Kate McHenry, el agua de la pila deja un hedor horrible. Eso, junto a otro desagradable olor que destila al ducharse, significa que incluso el aseo se ha convertido en algo que debe enfrentar.

«Mi champú favorito tiene ahora el olor más asqueroso del mundo», dijo McHenry.

Tras caer levemente enferma en marzo, esta inglesa de 37 años fue incapaz de oler algo durante cuatro semanas. Su sentido regresó poco a poco, pero a mediados de junio las cosas «empezaron a oler muy raras» y fueron reemplazadas por un «hedor químico horrible».

Este hecho ha cambiado la vida de McHenry. Ha perdido peso, tiene ansiedad y añora el placer de comer, beber y socializar. Su problema es tan fuerte que este hedor le desborda incluso en lugares donde simplemente se cocina comida.

Le aterra pensar que ha perdido el sentido de olfato para siempre.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.