Conocer la frecuencia cardíaca podría ayudar a prevenir la principal causa de muerte

PHOTO-2021-02-01-11-38-37
WhatsApp-Image-2021-02-08-at-9.49.31-AM-300x300
jd letreros
CD03BD4F-CF11-4707-BB99-84C9271343C4
Playero
8CCE2FB0-7697-4E35-809A-F381BE783317
F1911753-0A7B-423F-84A2-4818C8AC0AE5
09AA900B-3293-4A8B-B975-1CD553E22C6C

Lee y Comparte

Shares

La enfermedad cardiovascular (ECV) cobra la vida de 18.6 millones de personas cada año, considerándose así la principal causa de muerte en el mundo. Esta patología abarca todas las enfermedades que afectan el corazón o los vasos sanguíneos (venas y arterias), así como los padecimientos coronarios y cerebrovasculares.

El riesgo de desarrollar ECV aumenta por factores prevenibles como una alimentación poco saludable, inactividad física y exposición al tabaco, que a su vez se relacionan con colesterol elevado, presión arterial alta, diabetes o insuficiencia cardíaca; o por factores que no se pueden modificar como los antecedentes familiares.

Es esencial controlar esos factores de riesgo modificables, razón por la que, en el marco del Día Mundial del Corazón, se hace un llamado por medio de la campaña ‘Números que Importan’; liderada por AstraZeneca; que busca educar y prevenir a la población al tiempo que ofrece herramientas para entender la importancia de una frecuencia cardíaca controlada y un peso saludable.

“Lamentablemente, las enfermedades cardiovasculares siguen afectando de igual manera a hombres y mujeres, el incremento de casos diarios ha sido significativo debido a una combinación de factores de riesgo y del poco conocimiento de la enfermedad”, mencionó el Dr. Esteban Coto, director médico de AstraZeneca para Centroamérica y el Caribe.

Las funciones del corazón se pueden ver comprometidas por un sinfín de variantes, la frecuencia cardíaca y la inactividad física son algunas de ellas. Recientemente se han realizado estudios donde se demuestra que existe una relación entre la frecuencia cardíaca y el riesgo de muerte, es decir, que entre mayor sea este valor menor será la expectativa de vida del paciente.

Al nacer, las personas presentan rangos altos de frecuencia cardíaca que va disminuyendo con el crecimiento, manteniéndose estable a partir de los 20 años. Una frecuencia cardíaca normal, ronda entre los 50 y 100 latidos por minuto, sin embargo, es importante detallar que esta cifra puede verse modificada por ciertas actividades que se realicen, como el ejercicio o respuesta a diferentes estímulos como la temperatura, la posición del cuerpo, caminar, estar en reposo, entre otros.

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.