Condenan a 30 años a hombre que contrató a otro para que lanzara ácido del diablo a su expareja.

4660A9A1-1317-4A47-AA0C-3A7B00B0EB2D
PHOTO-2021-02-01-11-38-37
WhatsApp-Image-2021-02-08-at-9.49.31-AM-300x300
jd letreros
D7F4F620-7C8D-442E-BA8D-23F67C6DE63B
CD03BD4F-CF11-4707-BB99-84C9271343C4
Tienda Jiménez
Playero
8CCE2FB0-7697-4E35-809A-F381BE783317

Lee y Comparte

Shares

Un hombre que pagó a otro para que le lanzara ácido del diablo a su expareja con la intención de “desfigurarle el rostro y el cuerpo” fue condenado a 30 años de prisión por el Tercer Tribunal Colegiado del Distrito Judicial de Santiago.

Cándido Fausto Félix Abreu Corona fue sentenciado a esa pena por la corte, compuesta por los jueces José Francisco de Asís, Deyanira Méndez y Alicia Mabel Guzmán, que acogieron el pedido del Ministerio Público.

Conforme a una nota del órgano acusador, Abreu Corona ordenó la macabra acción ante la negativa de su expareja a retomar la relación sentimental que tenían, la cual la víctima había concluido debido a los abusos físicos y psicológicos a que era sometida.

La relación fue terminada por ella en el 2010 y la agresión en su contra se perpetró en el 2014, tiempo que el condenado permaneció “hostigándola”. La mujer agredida fue identificada como Yosetina Altagracia Santos de Rodríguez, señala una nota de prensa de la Procuraduría General de la República.

El hombre que lanzó la sustancia a la mujer permanece prófugo.

“El 22 de septiembre de ese mismo año, la víctima caminaba de regreso a su casa, cuando fue interceptada por el agresor pagado, quien le lanzó un líquido desconocido, presumiblemente “ácido del diablo”, y emprendió la huida”, detalla el documento.

Acusación

El órgano de la acusación le atribuyó a Cándido Fausto Félix Abreu Corona los delitos de violencia contra la mujer basada en género, violencia intrafamiliar con premeditación y acto de tortura y barbarie, descritos en los artículos 59, 60, 303, inciso 4, 309-1, 309-2 y 309-3, literales B y E, del Código Penal.

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.