Como los humanos, las abejas pueden diferenciar entre números pares e impares

PHOTO-2021-02-01-11-38-37
WhatsApp-Image-2021-02-08-at-9.49.31-AM-300x300
jd letreros
CD03BD4F-CF11-4707-BB99-84C9271343C4
Playero
8CCE2FB0-7697-4E35-809A-F381BE783317
F1911753-0A7B-423F-84A2-4818C8AC0AE5
09AA900B-3293-4A8B-B975-1CD553E22C6C

Lee y Comparte

Shares

Hasta ahora, la categorización par e impar, también llamada clasificación de paridad, nunca se había identificado en animales no humanos, hasta ahora. En un nuevo estudio publicado en la revista Frontiers in Ecology and Evolution, científicos de Australia demostraron que las abejas también pueden aprender estas categorizaciones.

El concepto de par e impar se enseña en los primeros años de la escuela y hay varias técnicas para incorporarlo. Se puede memorizar la regla de que los números que terminan en 1, 3, 5, 7 o 9 son impares, mientras que los números que terminan en 0, 2, 4, 6 u 8 son pares. O se puede dividir un número por dos, si el resultado es una cifra entera significa que el número es par; de lo contrario, será impar.

Cuando se trata de objetos del mundo real, se puede formar parejas. Si sobra un elemento no emparejado, eso significa que el número de objetos es impar.

Las tareas de paridad (como la categorización de pares e impares) se consideran conceptos numéricos abstractos y de alto nivel en humanos. Al conceptualizar las cifras pares o impares, los humanos muestran sesgos de precisión, velocidad, lenguaje y relación espacial al categorizar. Por ejemplo, se responde más rápido a números pares con acciones realizadas con la mano derecha, y a números impares con acciones realizadas con la mano izquierda.

En las pruebas del estudio, las abejas eligieron la respuesta correcta con hasta 80 % de precisión (Foto: UNAM)

Además, los humanos somos más rápidos y más precisos al categorizar números como pares en comparación con impares. Y la investigación ha encontrado que los niños suelen asociar la palabra “par” con “derecha” y “impar” con “izquierda”.

Estos estudios sugieren que los humanos pueden haber aprendido sesgos y/o sesgos innatos con respecto a los números pares e impares, que pueden haber surgido a través de la evolución, la transmisión cultural o una combinación de ambos.

El equipo liderado por la bióloga Scarlett Howard demostró que las abejas pueden aprender a ordenar cantidades, realizar sumas y restas simples, unir símbolos con cantidades y relacionar conceptos de tamaño y número. Para enseñarles esta tarea, las separaron en dos grupos. Uno fue entrenado para asociar números pares con agua azucarada y números impares con un líquido de sabor amargo (quinina). El otro grupo fue entrenado para asociar números impares con agua azucarada y números pares con quinina.

Además, entrenaron a las abejas usando comparaciones de números pares e impares (con tarjetas que presentaban de 1 a 10 formas impresas). En estas pruebas las abejas eligieron la respuesta correcta con un 80 % de precisión.

Sorprendentemente, los respectivos grupos aprendieron a ritmos diferentes. Las abejas entrenadas para asociar números impares con agua azucarada aprendieron más rápido. Su sesgo de aprendizaje hacia los números impares fue contrario a lo que sucede en los humanos, que categorizan los números pares más rápidamente.

Luego, los científicos probaron cada abeja con nuevos números que no se mostraron durante el entrenamiento. Sorprendentemente, clasificaron los nuevos números de 11 o 12 elementos como pares o impares con una precisión de alrededor del 70 %.

Para los investigadores, las abejas han demostrado con este experimento que es posible enseñar a otras especies animales a diferenciar entre números pares e impares.

“Nuestros resultados mostraron que los cerebros en miniatura de las abejas eran capaces de comprender los conceptos de pares e impares. Entonces, tanto un cerebro humano grande y complejo que consta de 86 mil millones de neuronas y un cerebro de insecto en miniatura con alrededor de 960.000 neuronas podrían clasificar los números por paridad”, dijeron los investigadores en su estudio.

Fuente: INFOBAE

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.