Científico cubano asegura que el caracol africano que ha inundado Cuba se puede comer

El Dr. Antonio Vázquez, especialista del laboratorio de Malacología del Departamento de Control de Vectores del Instituto de Medicina Tropical “Pedro Kourí” (IPK), aseguró durante un articulo publicado en la revista Juventud Técnica que el caracol africano que ha inundado Cuba se puede comer.

«Si se cocina bien (mejor en olla de presión) no existirá ningún inconveniente. De hecho, constituye un plato degustado en Europa y América del Sur, pero en nuestro pueblo no hay una cultura arraigada en el consumo de caracoles» dijo.

El científico aclaró que comerlo crudo, en cebiche, sí ocasionaría un problema”, pues podría trasmitir el nemátodo que ocasiona la meningoencefalitis eosinofílica en humanos.

Según Vázquez este molusco es el mejor vector para el parásito Angiostrongylus cantonensis, por su gran tamaño permite acoger a un mayor número de larvas infectantes, por lo cual la probabilidad de infectarse con él es superior. «Sin embargo igual con el resto de los caracoles» dijo.

Según los especialistas del Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí, la secreción o baba del caracol se encuentra infectada por el parásito Angiostrongylus cantonensis. El contacto con esta baba, con los tejidos fibromusculares  e incluso con vegetales que haya tocado el molusco terrestre y se consuman mal lavados, puede causar meningoencefalitis eosinofílica, angiostrongiliasis abdominal, bronquitis, trastornos intestinales y encefalitis. La meningoencefalitis por ejemplo, provoca convulsiones y cefaleas debido a la infección o inflamación del cerebro que pueden derivar en trastornos neurológicos e incluso es altamente mortal.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.