Celebrando el Día de San Valentín

Hoy, 14 de febrero, es el Día de San Valentín, una celebración tradicional que nació en la antigua Roma, en el siglo III después de Cristo. Sobre el origen de la celebración, al igual que la escogencia de la fecha, hay varias versiones, unas más creíbles que otras.

Una de las versiones refiere la existencia de un sacerdote romano de nombre Valentín que asistía espiritualmente a los cristianos que eran perseguidos por asuntos religiosos, y a los que preparaba para el martirio y la muerte. Otra versión refiere que un sacerdote, de nombre Valentín, casaba en secreto a los jóvenes, desafiando la decisión del emperador Claudio II que había prohibido el matrimonio a los jóvenes, ya que estando solteros eran mejores combatientes.

El sacerdote fue atrapado y, al ser encarcelado, se enamoró de la hija del carcelero a la que le escribía cartas de amor, y las firmaba como: “De tu Valentín”. En el siglo V, la Iglesia Católica, en el papado de Gelasio I (años 492 a 496), por conveniencia aceptó la leyenda de San Valentín, escogiendo el día 14 de febrero de cada año como la “Festividad de San Valentín”; el pueblo la llamó: “Día del amor”. De esa manera, desplazaron una fiesta pagana y obscena, llamada: “Las Lupercales”, que se celebraba a mediado de febrero, y que se caracterizaba por sexo salvaje y depravación.

La asociación de San Valentín con el amor romántico nació a finales de la Baja Edad Media (años 1100 a 1400). A partir de la segunda mitad del siglo XX, la celebración se había convertido en un negocio, donde lo común era el intercambio de regalos. Por ese motivo, sumado a que la leyenda de San Valentín no era sostenible desde el punto de vista histórico ni espiritual, la Iglesia Católica, en 1969, en el pontificado de Pablo VI (años 1963 a 1978), sacó la festividad de su Calendario Litúrgico, pero ya la tradición de intercambiar regalos y enviar cartas y mensajes de amor se había hecho una costumbre en la población, y se ha mantenido a lo largo de la historia, en gran medida estimulada y aprovechada por el comercio que, para aumentar las ventas, agregó la amistad. De ahí nace “El Día del Amor y la Amistad”.

Termino esta nota con un pensamiento del filósofo estadounidense Sam Keen, cito: “Aprendemos a amar no cuando encontramos a la persona perfecta, sino cuando llegamos a ver de manera perfecta a una persona imperfecta”.

Por Dionicio Hernández Leonardo

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.