Caos en hospital por la falta de entrenamiento

Santiago. La tardanza en el entrenamiento del personal ha dificultado poner en funcionamiento la emergencia del hospital regional José María Cabral y Báez.Y es que a pesar de que fue entregado y equipado por las compañías contratistas, la vital área sigue sin recibir a los pacientes que llegan accidentados o heridos por distintas causas. Sin embargo, las autoridades del Sistema de Emergencia y Seguridad 911 contemplaban que la emergencia del centro de salud fuera abierta la pasada semana.

La falta de información obliga a que familias lleven a sus pacientes por la entrada habilitada por la calle Bonó. Las autoridades del hospital dispusieron que las emergencias fueran atendidas e ingresadas por la calle Sabana Larga. El taxista Luis Durán, quien acudió con un paciente para ingresarlo por la entrada de emergencia, se quejó de que a la entrada no fuera colocado un letrero o una persona que le informe de la situación y traslado por otra vía.

La intervención de la vital área ha permitido contar con 25 camas en el área de observación tres y otras seis en traumas y seis más en observación dos. Además cuentan con una remozada sala de nebulización, otra de saturación y una tercera para yeso. Uno de los empleados de la empresa contratista encargada de la reconstrucción de la emergencia, considera vital el entrenamiento adecuado del personal, debido a que cuentan con pisos y paredes asépticas o antibacteriales.

La intervención ha conllevado desde colocación de cámaras de seguridad externas, nuevas puertas, pisos remozados, aire acondicionado y monitores. Además fue colocada una nueva insignia o fachada que permite identificar la emergencia.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.