Biden pide restricciones de armas tras masacre en Texas

PHOTO-2021-02-01-11-38-37
WhatsApp-Image-2021-02-08-at-9.49.31-AM-300x300
jd letreros
CD03BD4F-CF11-4707-BB99-84C9271343C4
Playero
8CCE2FB0-7697-4E35-809A-F381BE783317
F1911753-0A7B-423F-84A2-4818C8AC0AE5
09AA900B-3293-4A8B-B975-1CD553E22C6C

Lee y Comparte

Shares

WASHINGTON El presidente Joe Biden, visiblemente molesto y angustiado, pidió nuevas restricciones a la tenencia de armas de fuego después de que un hombre entró en una escuela en Texas y mató a 19 alumnos.

Biden habló el martes en la noche, apenas una hora después de regresar de una gira de cinco días por Asia durante la cual ocurrieron varios tiroteos fatales en Estados Unidos.

Suplicó tomar medidas para encarar la violencia armada tras años de fracasos, y culpó agriamente a los fabricantes de armas y sus partidarios por impedir la aprobación de leyes en el Congreso.

¿Cuándo en nombre de Dios resistiremos a los cabilderos de la industria de las armas?”, expresó Biden, visiblemente emocionado. “¿Por qué estamos dispuestos a vivir con esta violencia? ¿Por qué seguimos permitiendo que esto ocurra?”.

Con la primera dama Jill Biden a su lado, el mandatario —quien ha perdido dos de sus hijos, aunque no por violencia armada— habló en términos viscerales sobre la angustia de quienes perdieron a sus hijos y del dolor que acompañará a los sobrevivientes.

“Perder a un hijo es como tener un pedazo de alma arrancada”, dijo Biden. “Hay un vacío en el pecho y uno siente que se hunde allí dentro y que jamás saldrá de ahí”.

Pidió a toda la nación rezar por las familias de las víctimas, pero también actuar para que esto no vuelva a ocurrir.

“Es hora de convertir este dolor en acción”, manifestó.

Por lo menos 19 alumnos y dos adultos murieron en la matanza en la Escuela Primaria Robb en Uvalde, Texas. El atacante fue abatido por policías, según autoridades.

Apenas una semana antes Biden, justo antes de su viaje a Asia, viajó a Buffalo, en el estado de Nueva York, para reunirse con familiares de otra matanza allí, donde un hombre racista mató a 10 personas negras en un supermercado.

Las tragedias consecutivas subrayaron la frecuencia y brutalidad de la epidemia de violencia armada que agobia a Estados Unidos.

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.