Bandas armadas saquean e incendian hospital al norte de Haití durante enfrentamiento.

4660A9A1-1317-4A47-AA0C-3A7B00B0EB2D
PHOTO-2021-02-01-11-38-37
WhatsApp-Image-2021-02-08-at-9.49.31-AM-300x300
jd letreros
D7F4F620-7C8D-442E-BA8D-23F67C6DE63B
CD03BD4F-CF11-4707-BB99-84C9271343C4
Tienda Jiménez
Playero
8CCE2FB0-7697-4E35-809A-F381BE783317

Lee y Comparte

Shares

Dos bandas armadas saquearon e incendiaron parcialmente un hospital este lunes en la comuna de Milot, en el norte de Haití, durante un enfrentamiento entre ellas, informaron las autoridades haitianas.

El incidente comenzó cuando miembros de una de estas bandas intentaron evitar que otro pandillero rival fuera atendido por un apuñalamiento por los servicios médicos del hospital de Sacré-Coeur, informa el portal de Haiti24.

Algunas salas, laboratorios y los archivos médicos de los pacientes fueron incendiados, mientras que varios de sus trabajadores han sido también agredidos. Los asaltantes han intentado incluso cortar el suministro de electricidad que abastecía el centro.

Si bien en los últimos años la violencia se ha desatado sin apenas control alguno en Haití; la situación se ha visto aún más agravada si cabe tras el magnicidio el pasado mes de julio del presidente, Jovenel Moïse, con una subida sin precedentes en los índices de secuestros y asesinatos.

A su vez, el país hace frente a una crisis energética provocada por los actos de sabotaje y pillaje de las bandas armadas, que tienen bloqueadas las principales redes de suministro a la espera de conseguir algunas de sus exigencias, como la renuncia del primer ministro, Ariel Henry.

A pesar de los corredores de seguridad establecidos por un gobierno desbordado para intentar abastecer a las estaciones de servicio, este lunes cuatro transportistas de productos petrolíferos han sido secuestrados en Martissant, uno de los barrios de la capital, Puerto Príncipe, en manos de la delincuencia.

La crisis energética también está afectando a los hospitales, estaciones de telefonía y los hogares de Haití, país con una de las peores redes eléctricas del planeta y en el que dos tercios de la población depende de pequeños generadores que funcionan con combustible para tener luz.

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES

 

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.