Atabey, la virgen taina del mar.

Por: Gregory Suero.
Años atrás algunos puertoplateño enfurecidos, deseosos, otros indignados, pedían que el destutanado mastodonte dios de los 7 mares de la mitología grecorromana -Neptuno/Poseidón- fuera reparado y devuelto a su anterior morada: la piedra erguida frente a ‘cosita rica’; por su deteriorado estado, fue depositado fuera de allí.
Yo me había granjeado varios boches no muy elegantes, por decir que el carajo ese no me importaba, ni me identificaba.
Varias de las consignas para que fuera devuelto al peñón era que Neptuno formaba parte de nuestra identidad. Que vaina!
Ya el pagano melenudo barbudo, dios mitológico extranjero yace en su peñón a la vista, para orgullo de todos los cristianos que habitan de este lado de la playa frente al peñón.
Nuestros ancestros taínos, de los cuales se dice erróneamente haber sido exterminados, tenían también sus leyendas y mitología. No es preciso si en realidad eran politeístas. Lástima que nada de eso se enseña.
Y así como en la cultura afrodescendiente Yemaya es la diosa yoruba del mar, absorbida en la religión católica y representada como la Virgen de regla, la cual domina en los mares y en los grandes espacios acuáticos, en la mitología taína Yayael hijo de Yaya, es la deidad mitológica a través del cual fueron creados los mares y atabey diosa madre que concibió a Yukahu siendo virgen, es la representación de la fertilidad, la luna, la feminidad y el mar.
Muchos señalan que la pictografía es una figura antropomorfa, por la similitud de sus extremidades inferiores al de una rana, pero yo creo que está dando a luz.
Nótese que en el centro tiene una figura que puede representar un niño. La mujer con yerba de luna rompe fuente y sus manantiales riegan la tierra y forman los mares, concibe el conuco el batey y se extiende la vida.
Y hablando de destutanar, eso quieren hacer en Sosua con la virgen taina Atavey, la cual sí es una representación autentica de nuestra cultura, mucho antes que el conquistador nos impusieran a fuerza de espada, sus vírgenes y liturgias.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.