Asistencia a cultos de pastora Rossy Guz­mán era obligatoria.

jd letreros
D7F4F620-7C8D-442E-BA8D-23F67C6DE63B
CD03BD4F-CF11-4707-BB99-84C9271343C4

Lee y Comparte

@navas_mundial

La pastora Rossy Guz­mán Sánchez, imputa­da en el caso Coral, rea­lizaba cada lunes cultos evangélicos en la expla­nada del Cuerpo de Se­guridad Presidencial, pe­ro el guardia o policía que se negaba a asistir era sancionado hasta con 10 días de prisión.

Esa era una orden dis­puesta por el mayor ge­neral Adán Cáceres, quien de acuerdo a testi­monios de miembros del Cuerpo de Ayudantes Mi­litares, llegó a trasladar personal por inasistencia a los servicios religiosos.

A esa actividad que se realizaba todos los lunes, de 10:00 de la mañana hasta la 1:00 de la tarde, y a veces hasta las 2:00, asistían casi mil perso­nas, tanto de servicio co­mo los libres.

“Si yo estaba libre ese lu­nes, tenía que asistir obli­gado al culto, porque ha­bía una lista que pasaban y el que no respondía a su nombre, era hom­bre preso. Nos citaban a la oficina ejecutiva para aplicar la sanción corres­pondiente”, narró un po­licía que pidió reserva de su nombre.

Explicó que los cultos eran organizados por la familia de la pastora, quienes cantaban ala­banzas, predicaban y te­nían su propia banda de música.

“No recuerdo ni un sal­mo. No recuerdo ni un versículo de los que se leían allí, porque no los mencionaban. Se habla­ba de cualquier cosa más que de Dios. Eran cultos vacíos. Nunca se sintió Dios en ese lugar. Era ba­jo el macaneo y nadie se podía mover de su silla”, contó un guardia.

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.