Asegura que la hija que adopto de 6 años tiene en realidad 22 e intento matarla

Como si se tratara de una película de terror, los exesposos Kristine y Michael Barnett vivieron una pesadilla al hacer una adopción de emergencia en La Florida hace ya nueve años.

En mayo de 2010 el entonces matrimonio estaba convencido de que querían ampliar la familia y hacer una buena obra al mismo tiempo. En aquél entonces gozaban de una posición económica privilegiada, por lo que cuando se enteraron de que una niña llamada Natalia de seis años estaba en problemas y necesitaba ser adoptada urgentemente no lo dudaron ni un segundo.

“Siempre quise tener una familia más grande y tuve complicaciones muy graves en mis embarazos y no pude tener más hijos… También en ese momento tenía una vida muy privilegiada. Sentí que, si tenía la capacidad de ayudar a otra persona en el mundo, entonces quería hacerlo”, explicó Kristine a Daily Mail.

El agente de adopción dijo a la pareja que había una niña de seis años, proveniente de Ucrania, que había sido devuelta por su familia adoptiva, por lo que necesitaba urgentemente un nuevo hogar.

Natalia tenía un certificado de nacimiento ucraniano que indicaba que había nacido el 4 de septiembre de 2003. Los Barnett no hicieron preguntas sobre lo que había salido mal con la familia que dejó a la pequeña, pero estaban convencidos de que ellos podrían cuidarla.

“Natalia estaba extremadamente nerviosa. Se podía ver que iba a necesitar mucho apoyo y atención. Notamos inmediatamente en el estacionamiento que no podía caminar. No había nada en el papeleo que lo indicara”, relató Kristine.

La pareja se esforzó por que la niña se sintiera como en casa y parte de la familia. Las primeras semanas la llenaron de regalos, la llevaron a Disney World y a la playa, fue ahí donde notaron la primera señal de que algo andaba mal.

“Los muchachos se precipitaron al agua y Natalia quería ser llevada al océano. Michael y yo estábamos físicamente exhaustos, así que le pedimos que esperara unos minutos. De repente se levantó y corrió hacia el océano. Recuerdo mirar a Mike y pensar, ‘¿qué está pasando? No podía caminar hace un segundo y ahora simplemente se levantó y corrió’”, señaló la mujer.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.