Armerías han podido importar, pese a la prohibición estatal

PHOTO-2021-02-01-11-38-37
WhatsApp-Image-2021-02-08-at-9.49.31-AM-300x300
jd letreros
CD03BD4F-CF11-4707-BB99-84C9271343C4
Playero
8CCE2FB0-7697-4E35-809A-F381BE783317
F1911753-0A7B-423F-84A2-4818C8AC0AE5
09AA900B-3293-4A8B-B975-1CD553E22C6C

Lee y Comparte

Shares

El Ministerio de Interior otorgó 57 permisos para tales fines, pero no sabe cuántas armas se compraron fruto de ellos

En cuatro años, el Ministerio de Interior y Policía otorgó 57 permisos de importación de armas de fuego aunque un decreto prohíbe hacerlo. La entidad no sabe cuántas armas han sido introducidas al territorio nacional pese a que la ley la faculta para establecer el máximo y monto que deben ser importados por cada armería.

Con una base de datos no confiable, según admitió el viceministro de armas, Aníbal Amparo García, la institución establece que de enero de 2017 a julio de este año se han vendido legalmente 281,134 armas de fuego y se han hecho 25,335 traspaso.

Hace 16 años, julio 2006, mediante el decreto 309-06, el presidente Leonel Fernández dispuso “la prohibición de importación de armas de fuego, partes y sus respectivas municiones para el comercio con particulares”. En cuatro años se otorgaron 57 permisos especiales para entrar mercancía nueva a la República Dominicana pero la autoridad encargada de autorizar cuánto se va a comprar, dice que no tiene ese dato. Mediante el departamento de Libre Acceso a la Información, el Ministerio informó dijo que los datos de cuántas armas se han importado mediante esos permisos lo sabe el Ministerio de Defensa de acuerdo a lo que establece la ley de armas.

“Le remitimos al Ministerio de Defensa, quien es el ente encargado de registrar las armas que ingresan al territorio dominicano”, dice el documento.

El artículo 33 numeral 6 de la ley para el Control y Regulación de Armas, Municiones y Materiales Relacionados. G. O. No. 10854 del 5 de agosto de 2016 establece que “cada importador autorizado podrá importar al mercado dominicano una cantidad máxima de armas anualmente. Dicha cantidad será establecida por el Ministerio de Interior y Policía dependiendo de las condiciones del mercado de armas para dicho año”.

Previo a pedir la estadística vía Acceso a Información, el viceministro Amparo García dijo a elCaribe que no podía suministrar los datos hasta que no las depurara bien debido a que “la data no es confiable” y que están en un proceso de convocar a licitación para tener un nuevo instrumento que le permita tener organizada esa dependencia.

La data que suministra el Ministerio en medio de lo que es denominado un operativo de recuperación de armas de fuegos ilegales introducidas en territorio nacional por redes que se dedican al tráfico de estas, pareciera diferir de lo que plantea la asociación de armerías de la República dominicana quienes afirman que sus almacenes están vacíos y solo subsisten con el traspaso de armas.

Armerías dicen que están secas

Las armerías están desesperadas, porque segúndijo Grey Solaya Guzmán, representante de la asociación que los integra, solo hacen ventas para traspaso, no así para nuevas mercancías porque desde hace 16 años está prohibida la importación de armas y municiones.

De ser como plantea, la realidad difiere de los datos proporcionados por el Ministerio de Interior donde se notificó que las ventas nuevas son once veces más que los traspasos.

Afirman que la ola de delincuencia y comisión de hechos violentos con armas modernas se cometen con herramientas introducidas de manera ilícita al país y que ellos no tienen culpa de eso ya que todo es en componenda con las autoridades estatales.

“El problema no son las armas legales. Aquí el problema son las ilegales” afirmó Soraya Montas miembros de la asociación que ha visto su membresía decrecer en los últimos.

Explicó que las armerías no tienen nada que ver ni con la recepción ni distribución de las armas. Los responsables de recibirlas son la Dirección de Aduanas y el personal de Material Bélico quienes lo trasladan al depósito. A las armerías se le entrega uno para exhibición.

“Físicamente no tenemos contacto con ella nunca. El cliente que compra, después de que agota el procedimiento de compra se dirige a material velico y material velico es que le entrega el arma”, señaló al referir que ellos son vistos como los malos de la película cuando en realidad, como entes autorizados para la venta, únicamente son intermediarios.

Soraya Guzmán reconoce que hay más armas en las calles y que la gran mayoría es ilegal o con permiso obtenido de manera cuestionable pero que eso es producto de la prohibición de importación.

“La ley seca no trae nada bueno en ningún sentido… Son 16 años de sequía, lo que ha fomentado el contrabando, un contrabando que es a costilla de un susto porque mientras nosotros pagamos empleados, locales, personal, impuestos y todo lo que nos asignen a pagar, el que la trae solamente paga el susto de si me agarran y los preciosos están exorbitantes”, afirmó.

Comenta que antes se podías conseguir un arma en 200 mil pesos y esa misma arma, ahora se consigue en 700 mil y que desde la prohibición han pasado dos generaciones de armas.

“La problemática de nosotros es la flojedad del Estado. No le podemos echar la culpa a quien no la tiene… La proliferación de armas ilegales es flojedad de las autoridades, la culpa no es de las armerías”, comentó un empleado de armería consultado al respecto.

No sabemos cuántas se han decomisado

Obtener datos de las armas legales o las ilegales incautadas, al parecer no es solo un problema de Interior y Policía. Por más de un mes, elCaribe ha estado en espera de que la Dirección General de Aduanas (DGA) le indique cuántas armas han sido incautadas en los puertos y aeropuertos pero no se dio respuesta al requerimiento. Las cifras de los decomisos no se pudieron colocar en este reportaje, debido a que la información no fue suministrada.

De acuerdo al director ejecutivo de la Superintendencia de Vigilancia y Seguridad Privada (SVSP), general de Brigada Piloto, Francisco M. Corominas, la prohibición de importación de armas, partes y municiones dejó a las empresas de seguridad privadas y a las autorizadas a comercializar estos productos, sin los mecanismos adecuados para adquirir estos bienes, “fomentando malas prácticas, violaciones a las leyes y otros subterfugios”.

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.