Anciano de 117 años no quiere morir sin conocer a Danilo

4660A9A1-1317-4A47-AA0C-3A7B00B0EB2D
PHOTO-2021-02-01-11-38-37
WhatsApp-Image-2021-02-08-at-9.49.31-AM-300x300
jd letreros
D7F4F620-7C8D-442E-BA8D-23F67C6DE63B
CD03BD4F-CF11-4707-BB99-84C9271343C4
Tienda Jiménez
Playero
8CCE2FB0-7697-4E35-809A-F381BE783317

Lee y Comparte

[wpsr_share_icons icons="facebook,twitter,whatsapp,email,pdf" icon_size="32px" icon_bg_color="" icon_shape="drop"]

HATO MAYOR. Francisco Jiménez López, un adulto mayor, que su cédula dice que nació el 1 de enero de 1900, en el costero municipio de Sabana de la Mar, espera con ansiedad no se le apaguen la luz en los ojos sin antes conocer y tocar al presidente de la República, Danilo Medina.

Es un anciano que creció y vive en la pobreza extrema. Anhela conocer al primer mandatario, para plantearle sus necesidades y conozca lo mal que vive a sus 117 años.

Por la edad tiene impedimentos físicos y se le ha acortado la capacidad de escuchar con precisión.

A su centenaria edad, el anciano aunque está postrado en silla de rueda, en una casita construida con caña brava o bambú, en el sector La Aviación, al Este del municipio, lee y escribe con excelente claridad y soltura.

Es considerado el hombre más longevo del costero municipio. Dice que alcanzó esa edad “comiendo mucho pescado, carne de res y víveres”.

¿Francisco, pero es usted el hombre más viejo de República Dominicana? “Ah no, yo no sé no, pero si te aseguro que si me buscan uno más viejo que yo en Sabana de la Mar, dejo de existir”.

Su cédula de identidad y electoral y un acta de nacimiento desaliñada que guarda con celo, atestiguan que tiene 117 años.

Es cuidado por su hermana de padre más pequeña, Santa Jiménez, quien asegura contar con 74 años y está apelando a la sensibilidad de las autoridades para que ayude con los gastos del pequeño hogar.

Francisco López contó que apenas realizó un tercer curso de primaria en la escuela pública de la comunidad en 1912, cuando contaba con 12 años.

Los hermanos le construyeron una casita techada de caña brava o bambú y cobijada con zinc viejo, con tantas grietas, que cuando llueve se moja adentro.

Dijo haber procreado un hijo en su juventud, pero que dejó de verlo a temprana edad y no sabe si falleció.

Aspira vivir aunque sea 20 años más, pero sueña ver y conocer a Danilo Medina, antes de morir.

Al presidente Medina

“Si veo al presidente Danilo, que yo voté dos veces por él, le pediría que me arregle mi casita, cambie mi cama y ponga sillas en mi casa, que no tengo, para cuando llegue visita”, dijo el hombre a Diario Libre.

Via: DIARIO LIBRE

 

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES

 

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.