Advierten que este jueves será uno de los días de Acción de Gracias más fríos de la historia

4660A9A1-1317-4A47-AA0C-3A7B00B0EB2D
PHOTO-2021-02-01-11-38-37
WhatsApp-Image-2021-02-08-at-9.49.31-AM-300x300
jd letreros
D7F4F620-7C8D-442E-BA8D-23F67C6DE63B
CD03BD4F-CF11-4707-BB99-84C9271343C4
Tienda Jiménez
Playero
4CD39034-DFC0-45F6-AB78-9DB9A2B42994

Lee y Comparte

Shares

Ciudades como Nueva York superarán temperaturas récords registradas en 1870. El frente frío que proviene del Ártico afectará también a ciudades como Filadelfia, Rhode Island, Baltimore y Washington.

Los meteorólogos han salido masivamente a alertar que esta será quizás una de las celebraciones de Acción de Gracias más fría registrada alguna vez, con temperaturas que harán a muchos sentirse en Navidad. El respondable: un frente frío de alta presión proveniente del Círculo Polar Ártico que descenderá hacia el sur a través de Canadá y hacia el noreste de Estados Unidos.

La máxima temperatura en Boston, por ejemplo, será este jueves de 22 grados farenheit (casi menos seis grados centígrados): “No solo será la temperatura más fría en los registros de esta celebración; será la temperatura máxima de frío alcanzada durante esta semana del año”, explicó el meteorólogo Peter Mullinax, en su cuenta de Twitter.

En Nueva York las predicciones no son más alentadoras. Desde 1870, las temperaturas durante Acción de Gracias solo han caído por debajo de los 30 grados farenheit en tres oportunidades, presentando el pico más frío el 28 de noviembre de 1901. Los meteorólogos del Weather Channelvaticinan que los termómetros para este jueves marcarán un frío igual o incluso peor al de hace 117 años. El Servicio Meteorológico Nacional lo confirma: esta semana se verá una caída en picada de las temperaturas con máximas de 27 grados Farenheit y mínimas de 20 (hasta menos seis grados centígrados).

Otros como Burlington, en Vermont, sentirán un frío incluso peor: llegará a 16 grados farenheit (casi menos 9 centígrados).

En la otra costa del país, donde la parte norte de California ha estado batallando con devastadores incendios, se esperan lluvias fuertes desde el miércoles lo cual ha acelerado las labores de rescate y remoción de escombros. Si bien los aguaceros podrían ayudar a aplacar las llamas que han matado a decenas de personas hasta ahora, también podrían lavar fragmentos de huesos, o convertir las cenizas en una pasta espesa que frustraría la búsqueda.

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES

 

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.