Adán Cáceres Silvestre, Rossy Guzmán y tres implicados más del caso Carol buscan su libertad este viernes

4660A9A1-1317-4A47-AA0C-3A7B00B0EB2D
PHOTO-2021-02-01-11-38-37
WhatsApp-Image-2021-02-08-at-9.49.31-AM-300x300
jd letreros
D7F4F620-7C8D-442E-BA8D-23F67C6DE63B
CD03BD4F-CF11-4707-BB99-84C9271343C4
Tienda Jiménez
Playero
8CCE2FB0-7697-4E35-809A-F381BE783317

Lee y Comparte

Shares

El mayor general Adán Cáceres Silvestre, la pastora Rossy Guzmán Sánchez y otros 3 involucrados en el Caso Coral, esperan que la jueza del Primer Juzgado de la Instrucción del Distrito Nacional los deje en libertad este viernes en la revisión obligatoria de la medida de coerción que les fueron impuestas, consistente en prisión preventiva.

Además del mayor general Cáceres Silvestre y Guzmán Sánchez, en el expediente de la Operación Coral figura el cabo policial Tanner Antonio Flete Guzmán, hijo de la pastora, el coronel Rafael Núñez de Aza y el sargento Alejandro Montero, quienes esperan que la magistrada Keyla Pérez ordene su salida del Centro de Corrección y Rehabilitación Najayo, donde permanecen desde mayo pasado.

De su lado, el mayor Raúl Alejandro Girón, cumple arresto domiciliario bajo la custodia de la Procuraduría y la última vez que se le revisó la medida, pidió al tribunal que se le mantenga.

Mientras que la Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción Administrativa (Pepca) ha sido enfática en las revisiones, de que a estos imputados se les debe mantener la misma medida de coerción para garantizar el desarrollo de la investigación y que no se destruyan pruebas del caso.

Según la Pepca, Cáceres, quien era director del Cuerpo Especializado de Seguridad Presidencial (Cusep), creó junto a los otros imputados un entramado que desvió más de 3 mil millones de pesos de entidades castrenses.

Las pesquisas arrojaron que cuando en el 2012, el expresidente Danilo Medina llegó al poder, Cáceres comenzó a crear un entramado militar-policial, social y religioso para distraer fondos del patrimonio público.

Para crear la red criminal, y desviar el dinero público, supuestamente constituyó un entramado junto a la pastora Rossy, quien era, además, asimilada de la Policía Nacional, el coronel policial Rafael Núñez de Aza, exdirector financiero del Cusep y del Cestur; el mayor del Ejército Raúl Alejandro Girón Jiménez, el cabo policial Tanner Antonio Flete Guzmán (hijo de la religiosa) y otros investigados para distraer el dinero y ocultarlo.

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES

 

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.