Abinader acusa a dictadura de Trujillo de cederle miles de kilómetros a Haití en negociación secreta

PHOTO-2021-02-01-11-38-37
WhatsApp-Image-2021-02-08-at-9.49.31-AM-300x300
jd letreros
CD03BD4F-CF11-4707-BB99-84C9271343C4
Playero
8CCE2FB0-7697-4E35-809A-F381BE783317
F1911753-0A7B-423F-84A2-4818C8AC0AE5
09AA900B-3293-4A8B-B975-1CD553E22C6C

Lee y Comparte

Shares

El presidente de la República, Luis Abinader, acusó a la dictadura de Rafael Trujillo Molina de cederle miles de kilómetros de territorio al vecino Haití en unas negociaciones para evitar se le diera acogida a disidentes políticos locales.

El mandatario dijo que el racismo del dictador Trujillo, asesinado hace 60 años, le llevó a realizar una de las matanzas más atroces en la primera mitad del siglo XX, en referencia a la llamada “masacre del perejil” de 1937.

“Fue brutal en el pisoteo de los derechos humanos pero ni siquiera fue firme en la defensa de nuestra integridad territorial, llegando a cederle a Haití miles de kilómetros cuadrados de nuestro territorio, según algunos historiadores, fruto de una infame negociación secreta con el presidente de aquel país a cambio de que no se acogiera exiliados políticos dominicanos que pudieran hacerle frente”, dijo el mandatario.

Además, le señaló de haberse apropiado de lo que no era suyo, de vulnerar los derechos de todos y “cedió lo que era nuestro”.

Las palabras de Abinader se produjeron en el acto de conmemoración del 60 aniversario del ajusticiamiento del tirano Trujillo, quien cayó abatido la noche del 30 de mayo de 1961.

El mandatario dijo que aun en tiempos complicados como los actuales querían reunirse para rendir honores a la causa más noble que se puede conquistar: “la libertad”.

Dijo que el dictador Trujillo se aprovechó de la bondad del pueblo dominicano, apropiándose del Estado. “Atacó toda resistencia acallando las voces disidentes y condenó al ostracismo a quienes no quisieron sumarse”, dijo el mandatario dominicano

Calificó los 31 años de dictadura como “nuestra historia más abominable, donde el miedo permeó a la sociedad y el culto “al líder” se impuso a sangre y fuego.

“Su acercamiento ideológico le llevó a estrechar la mano a cuantos dictadores conoció y dio refugio a otros tantos”, insistió el presidente dominicano.

“Esta conmemoración del ajusticiamiento del dictador no solo es acto de reivindicación, es firme convicción para trabajar para desterrar los males heredados de la dictadora: violencia, corrupción e impunidad”, dijo el presidente dominicano.

 

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.