Abinader aboga por escogencia de TSE imparcial y apartidista

jd letreros
D7F4F620-7C8D-442E-BA8D-23F67C6DE63B
CD03BD4F-CF11-4707-BB99-84C9271343C4

Lee y Comparte

Luis Abinader declaró este domingo que la virtud de que el Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) elija un Tribunal Superior Electoral (TSE) imparcial, integrado por personas de reconocida probidad, es que con ello se fortalecerá la gobernabilidad democrática y se generará  distensión en el crispado ambiente político nacional.

El candidato presidencial del Partido Revolucionario Moderno (PRM) en las pasadas elecciones consideró escoger jueces que sólo respondan a los intereses particulares del Partido de la Liberación Dominicana agravaría el déficit institucional y traería demandas y sobresaltos que la sociedad dominicana no necesita.

El dilema del Consejo de la Magistratura, que controla el presidente Danilo Medina, es claro: escoger jueces que actúen en base a la ley, y que sean equidistantes de todos los partidos, reportará fortalecimiento institucional y sosiego; pero imponer un TSE que en los hechos actúe como un instrumento al servicio del PLD, creará conflictos innecesarios y sobrecargará las tensiones que ya tiene el país”, entiende Abinader.

Al pasar revista a la situación política del país en Piedra Blanca, Monseñor Nouel,  junto a sus compañeros y personas independientes que se acercaron a saludarlo y escuchar sus palabras, Abinader consideró importantes los avances que está logrando la Comisión Bicameral del Congreso que conoce reformas a la Ley de Partidos y Agrupaciones Políticas.

Dijo que los representantes de su partido trabajan para que al final de las discusiones que cursan en el Congreso sean incluidos aspectos que garanticen la democracia interna y el desarrollo institucional de los partidos y que, por igual, la Ley del Régimen Electoral quede redactada en términos que garantice la diafanidad y la justeza de los comicios, y que imponga severos castigos a los delitos electorales.

El líder político y economista argumentó que la clase política dominicana vive un momento crucial, en el que debe superar los retrasos y déficits institucionales, realizando reformas e importantes cambios cualitativos en la conducción del estado y la política, para crear un país diferente,  caracterizado por la equidad y la inclusión de la mayoría del pueblo en los beneficios que debe reportarle el crecimiento económico y el régimen democrático moderno por crear.

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.