A casi una semana sin conocerse el paradero de Luis Peña Valdez.

4660A9A1-1317-4A47-AA0C-3A7B00B0EB2D
PHOTO-2021-02-01-11-38-37
WhatsApp-Image-2021-02-08-at-9.49.31-AM-300x300
jd letreros
D7F4F620-7C8D-442E-BA8D-23F67C6DE63B
CD03BD4F-CF11-4707-BB99-84C9271343C4
Tienda Jiménez
Playero
4CD39034-DFC0-45F6-AB78-9DB9A2B42994

Lee y Comparte

Shares

@navas_mundial

Ha pasado casi una semana desde que el albañil Luis Peña Valdez saliera con rumbo desconocido del local de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), en el barrio Cristo Rey, donde se alojaba luego de haber sido liberado de la cárcel de La Victoria, donde pasó 12 años detenido sin pasar por un proceso judicial.

La madrugada del pasado jueves, Peña Valdez le dijo al vigilante del local que un vehículo de prensa lo iba a recoger. Sin embargo, dejó la ropa, zapatos, otras pertenencias y salió sin que hasta ahora se conozca su paradero.

Al principio, los representantes de los Derechos Humanos pensaron que se encontraba en el Batey Verde, provincia Monte Plata, su pueblo natal, pero ni ellos, ni el equipo de Diario Libre que visitó el lugar, dio con su paradero.

Ayer martes, la CNDH le pidió a Peña Valdez que regrese para darle seguimiento a su caso. “Luis Peña Valdez se fue dejando sus trámites de obtención de acta de nacimiento, cédula de identidad y las donaciones en nuestras oficinas. Es por ello que le exhortamos a regresar, para continuar ayudándole en la reinserción”, indicó el organismo mediante un comunicado de prensa.

La CNDH convocará hoy a los medios de comunicación para ofrecer información al respecto. “Nosotros vamos a llamar a la prensa para nosotros darle unas declaraciones más adelante, probablemente mañana (este miércoles), entonces esa información yo te la daría en esa rueda de prensa ¿de acuerdo?”, explicó ayer el abogado Ricardo Mojica, representante de la CNDH.

La falta de documento de identidad y teléfono celular dificulta que el organismo contacte al expresidiario.

En el año 2009, Luis Peña Valdez fue a cobrarle RD$35,000 a un ingeniero por un trabajo de albañilería que le había realizado. Pero éste, en vez de remunerarlo, llamó a una patrulla policial, la cual lo detuvo y lo mandó desde el municipio de Sabana Grande de Boyá hasta La Victoria.

Durante una jornada de detección de casos del COVID-19 en La Victoria, los agentes de la Procuraduría General de la República conocieron el caso de Peña Valdez y se lo entregaron a la CHDH, entidad que le ayuda con el proceso de reinserción a la sociedad con la gestión de documentos.

“Dios se lo cobra, lo puedo ver por ahí y lo saludo como que fuera un hermano mío”, se expresó Peña Valdez en una entrevista a Diario Libre luego de su liberación, al referirse al ingeniero que señala lo mandó a apresar.

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES

 

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.