Amparo con 1,90 metros es la mujer más alta del Caribe

PHOTO-2021-02-01-11-38-37
WhatsApp-Image-2021-02-08-at-9.49.31-AM-300x300
jd letreros
CD03BD4F-CF11-4707-BB99-84C9271343C4
Playero
8CCE2FB0-7697-4E35-809A-F381BE783317
F1911753-0A7B-423F-84A2-4818C8AC0AE5
09AA900B-3293-4A8B-B975-1CD553E22C6C

Lee y Comparte

Shares

Y es que donde quiera que va Amparo Regino Navarro llama la atención. Es decir, su sola presencia genera curiosidad y comentarios, en especial, de las mujeres que no pueden ocultar su impresión al verla.

Ser alta en una región en que las mujeres en promedio tienen una estatura de 1,60 metros es para no pasar desapercibida, en especial, en los sitios públicos como al tomar el bus, ir al centro comercial, restaurante, discoteca o al estadio Metropolitano, sitio al que frecuenta a ver los partidos del Junior.

Es una mujer que paraliza el tráfico cuando camina por las calles. Amparo es estudiante de Trámite Aduanero en Barranquilla, y sin ser modelo ya cuenta con muchos seguidores en sus redes sociales, por su belleza y altura.

¿Cuánto mide?
Desde que nació su peso y tamaño no eran atípicos, pero, lejos estaban sus padres de pensar que iba a crecer al punto de ser llamada como la mujer más alta de la región Caribe.

Esta soledeña, de 19 años de edad, es considerada por muchos como la mujer más alta del Caribe y quizás de Colombia.

Su padre mide 1,85 metros, mientras que su madre está en unos centímetros por encima del metro 70.

Por eso, Amparo con 1,90 metros, no es solo la más alta de sus cuatro hermanos y de toda su familia, sino del norte del país, donde hasta el momento no hay reseña de un caso similar.

“Yo me creía más alta hasta que te vi”, cuenta Amparo que le dicen las mujeres cuando la conocen y se le acercan a comentarle.

Orgullosa de su altura
Amparo es una joven que cuando habla refleja su espíritu caribeño, se muestra como una mujer descomplicada, alegre y segura. Dice que nunca la ha afectado su altura, pese a reconocer que en el colegio y el barrio no faltan los ‘mamadores de gallo’.

“Ya me acostumbré a que la gente me mire, y hasta me digan cosas. Para mí eso es normal”, cuenta para referirse que cuando va por la calle le tiran piropos, o cuando llega a discotecas o restaurantes las mujeres son las primeras en mirarla de pies a cabeza y enseguida cuchichear.

“Hay unas que se ponen hasta celosas, como si yo les fuera a quitar al novio, me tuercen los ojos y miran feo”, cuenta en medio de la risa. No usa zapatos de tacón, siempre va en tenis por la comodidad y porque dice que no necesita verse más alta.

Cuando se monta en los buses dice que le toca irse hasta la última silla donde puede sentarse más cómoda.

“Las piernas no me caben, en especial en esas busetas pequeñas. Por eso debo buscar el último puesto, aunque allí tampoco puedo estirarme”.

Sobre sus relaciones sentimentales, dice que a sus 19 años no ha tenido muchas relaciones amorosas, pero en la actualidad tiene novio que lo tiene bien medido: 1,74 metros de estatura, ni un centímetro menos, ni uno más.

“Cuando vamos por la calle no falta que diga algo, pero normal, yo me siento bien con él”.

Uno de los lugares que frecuenta es el estadio Metropolitano, como buena hincha del Junior. Allí, se roba la miradas apenas llega a las tribunas.

Su estatura, belleza y juventud le han abierto oportunidades en el mundo del modelaje, pero ella asegura no sentirse aún preparada para un mundo que demanda mucha exigencia.

Amparo cuenta sin tapujos que no hace dietas, come de todo; tampoco practica deporte alguno pese a que le han recomendado que aproveche su estatura. “Varias personas se me han acercado y comentando si me interesaría ser modelo de marcas, pero mi mamá y yo hemos rechazado esas ofertas”. Por: Leonardo Herrera Delgans

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.