“Estén en vela, porque no saben qué día vendrá su Señor”

PHOTO-2021-02-01-11-38-37
WhatsApp-Image-2021-02-08-at-9.49.31-AM-300x300
jd letreros
CD03BD4F-CF11-4707-BB99-84C9271343C4
Playero
8CCE2FB0-7697-4E35-809A-F381BE783317
F1911753-0A7B-423F-84A2-4818C8AC0AE5
09AA900B-3293-4A8B-B975-1CD553E22C6C

Lee y Comparte

Shares

¿Y cuáles son los desafíos de la familia en este nuevo milenio?

Debemos tener claro que debemos rescatar a la familia. El aumento de la violencia es un reflejo del mal funcionamiento de la relación de las parejas en el hogar… la falta de normas claras y precisas en los hogares donde lo material está cubierto, pero el afecto se compra con objetos que la mayoría de las veces son innecesarios. No llenan el vacío existencial de nuestra juventud sedienta de cariño y del tiempo de sus padres.

No hay nada más negativo a la hora de educar que ser permisivo con los hijos.

Las reglas deben ser siempre acordes con la verdad y el ejemplo de los padres.

Y esto que falta en el hogar es la educación que no se cumple en los colegios, las escuelas y los liceos.

¿Qué modelo tienen nuestros hijos hoy?, ¿a quiénes quieren o desean imitar?, ¿qué actitudes desean emular? y ¿cuáles son las virtudes favoritas de nuestros jóvenes?

El fallo está en la familia. Por eso nuestros jóvenes están confundidos. Y por eso es que debemos estar siempre en vela. ¡No sabemos cuándo vendrá el Señor!

Por eso necesitamos hombres de fe. No de una fe anquilosada en el pasado, sino hombres capaces de ser testigos de Jesucristo vivo también hoy, ahora y siempre. Amén.

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.